Páginas vistas en total

lunes, 1 de diciembre de 2014

Infiltrado

"Hay muchas gente que a estas alturas de la vida aún no sabe quien soy yo, y sino lo saben es porque mi autentico yo lo sé disimular sumamente bien. Bajo mi apariencia de integrador social que se dedica a escribir novelas y en un blog cuando el tiempo se lo permite, se esconde un autentico artista capaz de hacer una obra maestra, puedo asegurar que ya he hecho varias, lo que sucede es que aún no las he dado a conocer, solo me he limitado a camuflar mi ingenio en obras menores, porque otra cosa no, pero humilde soy mucho. Jamás me gustó causar envidias en el respetable.
Pero os puedo asegurar con el corazón en la mano que pronto os iré informado, os iré hablando día a día a través de las redes sociales colgando cuantas folios, lineas, palabras e incluso carácteres he escrito en el día. Twitter arderá cuando les hablé de mi falta de inspiración para proseguir con la trama. Seré trending topic mundial. En Facebook alucinarán al ver mis fotos colgadas mientras espero la llegada de las Musas. No lo haré por vanidad, sino porque un escritor se debe a su público, aunque a ese público le importe una mierda si hoy he sido capaz de crear un personaje superconvincente...
Además, mi obra será publicada por una gran editorial, tengo grandes contactos en el gremio, pero me veo obligado a reservar cuál es, así como el nombre de mi futuro editor, porque los celos en el sector son muy malos. 
Muchos autores me matarían por las relaciones que poseo. Es más solo con contarle mi idea a un director me ha comprado los derechos para hacer una superproducción y eso que aún no he voy ni por la mitad del libro.
En fin soy perfecto"

No, tranquilo no he perdido la cabeza, ni tan siquiera me he convertido en el pequeño Nicolás de la literatura, simplemente me he querido burlar de aquellos "autores" que más que escribir se dedican a faldear por los medios cuando no han sido capaces aún ni de terminar un relato. Esta bien informar cada cierto tiempo como marcha tus trabajos, pero no es necesaria una monitorización de un libro. La verdadera labor de los autores se realiza en silencio sin llamar la atención, Si algo debe llamarla es una obra bien elaborada...