Páginas vistas en total

miércoles, 30 de noviembre de 2011

ESTIGIA

Los amantes de la literatura fantástica estamos totalmente de enhorabuena, y es que la editorial Atanor ha sacado un nuevo sello, llamado IMAGINA, dedicado a publicar novelas sobre el genero, tanto fantasía clásica, pasando por el genero zombie, al más atrevido de los scifi. Y como estreno no podía empezar con nada mejor que con un autor de referencia, como es Angel Torres Quesada, considerados como uno de los padres del género en nuestro país. Este autor gaditano cuenta con una dilatada bibliografía con más de ciento treinta libros a sus espaldas, la mayoría de ellas con la editorial Bruguera. Por su larga trayectoria recibió el Premio Gabriel de la Asociación Española de Fantasía, Ciencia Ficción y Terror en 2005, aunque no ha sido el único de los premios recibido en su trayectoría, ya que también cuenta con el Premio de la Semana Negra 2000, y el premio UPC 1992, por su obra la "Las Sendas Purpuras", por destacar alguno de ellos.
Cuenta con obras fundamentales como "Un mundo llamado Badoom" o la saga "El orden Estelar", aunque tiene mucho más trabajos de bastante interés como "La Dama de Plata" o "Las Grietas del Tiempo". En esta ocasión nos ofrece la que puede llegar a ser considerada como una de sus mejores, quizás le mejor de sus novelas cortas, y no es otra que Estigia. Os contaré mejor su trama:
El ser humano se ha extendido por el universo colonizando planetas como Estigia donde sus pobladores deben enfrentarse con una repentina invasión de criaturas situadas al norte, y que de manera periodica deben emigrar hacia el sur para "alimentarse". Aislado del resto de poblaciones humanas, los habitantes de Estigia planean un plan a la desesperada: proteger a una serie de jovenes que hibernan hasta que la amenaza remita, para ello cuenta con Arael, un joven bastante enigmático y con un carácter confuso, que debe buscar los centros donde esos jovenes hibernan para de esta forma repoblar el planeta en cuanto sea posible, aunque no estará carente de dificultades esta misión; entre otras cosas deberá enfrentarse a las hordas del norte.
Puedo decir que es una novela que pese a ser corta es sumamente vibrante, ya que desde su primera página coloca al lector en el lugar de la acción, hasta su final para que no tengas tiempo a desanimarte con su lectura. Y es que Torres Quesada no deja nada al azar, y se encarga de transmitirnos los sentimientos confusos y la desazón del protagonista al escribir su obra en primera persona. Ciencia ficción clásica con toques de terror que no dejará a nadie indiferente. Nuevamente este clasico de la fantasia hispana vuelve a poner el listón muy alto sin lugar a duda. Además tiene un precio increible pues sale al mercado a 12 euros un precio excepcional en tiempos de crisis para toda una obra maestra que no os debéis perder.
Y tras esto:  ¿PIENSAS SOBREVIVIR EN ESTIGIA?

martes, 29 de noviembre de 2011

diario de una inquietud (quinceava entrada)

QUINCEAVA ENTRADA

Deberéis ser muchos los que al leer esta nueva entrada estéis esperando saber algo más acerca de lo que ponía en el manuscrito que encontré en la iglesia, pero siento defraudaros en esta ocasión, pues como suele ocurrir ultimamente en mi vida, nada surge tal como preveo, pues como podréis recordar era yo el primer interesado en descifrar lo hallado, pero quizás os consuele, al menos a ustedes pues a mi realmente me dejo simplemente cagado de miedo de manera literal, pero comenzaré a contaroslos detenidamente para que comprendáis mejor.
Tras regresar a casa de la boda, y escribir durante un rato la anterior entrada de este diario, aparte de ciertos detalles más escatólogicos producidos por el alto consumo de alcohol, no logré abandonar la cama hasta al menos las seis de la tarde.
No es que pretendiese levantarme realmente, pero la llamada de mi amigo Francisco instándome a ver el partido del Real Madrid que emitían a través de una emisora de pago y que según palabras textuales suyas “disfrutaríamos con un jarrote de cerveza en el bar “El Chirri del ostenso juego merengue” casi me convencieron para pasar un rato con este amigo al que hacía tiempo que no veía. Debo de reconocer que no soy tremendamente amante del futbol, jamás me quedaré encerrado en casa por ver un partido existiendo planes mejores, aparte que de siempre he sido más de tendencias catalufas como diría mi buen amigo para referirse a mi simpatía por el Barça. Pero la posibilidad de disfrutar de una buena cerveza fría y un poco de conversación banal me agradaban en aquel momento.
Así que decidido plante los pies en el suelo sintiendo una terrible sensación de mareo que me calle, ya que de haberlo dicho, Marian no me hubiese dejado salir por las puertas de casa bajo ningún concepto y mucho menos cogiendo el coche. Era jugarme una multa innecesariamente porque lo más probable es que mi cuerpo aún no hubiese evaporado el alcohol consumido. Me tuve que duchar con agua fría pues para variar mi suerte me dio la espalda y me dejó sin gas en la bombona de butano.
Superado este escollo me vestí con lo primero que encontré por casa, no me paré a buscar ropa arreglada ya que tan solo iba estar en un bar rodeado de forofos de barrios que rellenan su vida sabiendo las clausulas de rescisión de los jugadores pero que apenas saben cuanto le retiene la seguridad social de sus nóminas en el caso de que trabajen que eso es el mejor de los casos. Así que dispuesto a echar un rato me dirigí al bar, dándose la circunstancia ya habitual de que mi amigo llegaba tarde, y es que para Fran la puntualidad es algo que no va justamente en su manera de ser, pese a que en los pocos casos que él llega antes no cesa de llamar hasta que apareces por el lugar. Historias apartes, reconozco que pese a beber mis dos buenas jarras de cerveza, me aburrí de lo lindo durante casi las dos horas que duró el partido, y no solo por el pésimo juego de ambos equipos que hacía dormir a las ovejas, sino por la falta de conversación de mi amigo, que parecía especialmente embelesado mirando la televisión.
Si en algo me considero especial, es quizás en darle importancia a los pequeños detalles. A la hora de despedirnos, me refiero claro está a mi amigo el madridista y a mi, me dijo con un tono que parecía no corresponderle:
-A la vuelta a casa ten mucho cuidado. Últimamente la gente está muy loca.-utilizó un aire partenal que me hizo hasta gracias.
-Si papá si lo deseas hasta le doy un toque cuando este con Marian.-comenté burlón.
-Llámame me quedaré más tranquilo.-no cambió el tono serio que me dio que pensar sobre todo en el coche mientras encendía el motor.
Le quite importancia al hecho de la advertencia, pero no debería de haberlo echo, pues nada más tomar la primera rotonda mientras giraba, un coche, creo recordar que se trataba de Wolwagen Passat, entró a toda velocidad llevándome por delante golpeándome desde un lateral. Fue un golpe seco que me hizo vibrar todas las cervicales y me dejó sin aliento. No tuve tiempo a ver mucho al causante del accidente, pues se dio a la fuga dejándome mal herido, hasta que una chica que montaba una moto acudió a socorrerme.
Vuelvo a estar en casa tras casi una semana en el hospital, y lo único que se me viene a la cabeza es la imagen del conductor sonriendo mientras se marchaba dejándome el coche abollado. Aquel no era un accidente por un error, aquello era como una advertencia hacia lo que yo sabía, pues casi sin miedo a equivocarme creo que se trata del jefe de la editorial, o para que me entendáis mejor el artista del miedo, que tiene miedo a que lo denuncié porque yo lo he reconocido.

domingo, 27 de noviembre de 2011

WIKILEAKS, LA ERA DE LOS SOPLONES

A nadie le debe extrañar ya de esa afirmación que hace casi más de una decada comenzó a sonar y no era otra que la de que nos hallabamos en "La Era de la Información". Nadie puede negar esa evidencia, pues en un mundo cada vez más sumamente globalizado como el nuestro, la información fluye en cuestión de segundos de un punto a otro del planeta gracias a los medios de comunicación, con especial mención de Internet que durante estos últimos años incluso ha llegado a formar revoluciones a través de las redes sociales.
Tampoco podemos mostrarnos de manera escéptica ante la evidencia clara de que de siempre los poderosos como multinaciones y gobiernos, han hecho todo lo posible por silenciar ciertos documentos que no interesaba que llegase a la masas. Documentos clasificados, informes de espías, y un largo etcetera difícil de enunciar.
De la unión de estos conceptos Información rápida y documentos ocultos, un buen día el ex-hacker Julian Assange, decidió de manera idealista mostrar al mundo esta información a través de la red, o más concretamente de su página Wikileaks, y es ahora Mónica Plaza quien presenta de manera rigurosa un estudio riguroso sobre en el mismo en este libro, Wikileaks la era de los soplones, que edita Atanor en una edición muy completa.
Entre sus páginas podrás ver documentos, como una rigurosa visión de la figura de Assange y de todo lo que originó su web, partiendo desde su idealismo, al chivatazo por parte del marine Manning. Te llegarás a plantear si todos los secretos de estados deben ser conocidos por la ciudadanía o debería reservarse por la seguridad nacional.
Un trabajo exhaustivo que no dejará indiferente a nadie, y es que Mónica Plaza, es una escritora bien cultivada. Licenciada en Ciencia de la Información ha trabajado durante bastante tiempo para el sector editorial. Ha colaborado en prensa tanto en España como en Latinoamérica. También ha hecho sus pinitos literarios en varias antologías colectiva además de obtener algún que otro premio por sus cuentos, en el que cabe destacar El Fungible en 2001. Aunque este es su primer libro.
Y tras saber esto, ¿te atreves a conocer el misterio de wikileaks?

sábado, 26 de noviembre de 2011

diario de una inquietud (decimocuarta entrada)

CATORCEAVA ENTRADA

Nunca he llegado a ser muy amantes de las celebraciones, no al menos de aquellas que supone disfrazarse, con esto no me refiero a ponerse un traje carnavalero sino a vestirse de chaqueta, y mucho más disgusto una boda, pero debo reconocer que en las nupcias de la prima de Marian, una mujer un par de años mayor que mi novia y a la que había visto apenas un par de veces en mi vida, me lo pase bien, pese a tener que ir como ya digo disfrazado, en este caso con peores consecuencias con esmokin ya que era la etiqueta lo requería. Y no me refiero tan solo a pasarlo bien por la cantidad de alcohol bebida que me llevo a deshinbirme por completo, sino por el descubrimiento que hice.
El enlace se celebró sobre las ocho de la tarde en la iglesia de San Miguel de Jerez, hecho que me alegro sumamente porque al menos podía llegar a estar distraido durante la ceremonia, donde también se incluía una eucaristía, con el retablo hecho por el genial artista Martinez Montañez. Contemplé cada uno de los detalles sobre la lucha del Arcángel san Miguel contra los demonios que allí se representaba, y hubiese seguido durante horas sino hubiese sido por el codazo que me dio Marian para que mirase al frente.¡Yo que pensaba que se limitaría a embelesarse en contemplar a la novia mientras soltaba unas lagrimitas emocionadas soñando que la próxima sería ella!
Fue casi sin querer que di un zapatazo en el suelo sintiendo como la loza bajo mis pies zonaba hueca. En un principio pensé que bien podría tratarse de alguna tumba algo muy acostumbrado en tiempos pasados de hacer cuando no existían los campos santos, pero el hecho de no ver una lapida me condujo a pensar que había algo escondido abajo. Ya se bien que pensaréis que se trate solo de una solería destrozada por el paso del tiempo, pero quizás haya sido mis últimos meses de vida, que me hiciesen pensar que allí se escondía un secreto...
No pude remover la piedra en un primer instante, de haberlo hecho me hubiese supuesto llamar la atención de toda la iglesia, cosa que era gran cosa contando que quien y más quien menos sabía acerca de mi ingreso en la unidad psiquiatrica pese a que nadie se había atrevido a decir nada acerca de ello al menos al conversar conmigo. Además tampoco pretendía con ansías de saciar mi curiosidad avergonzar a Marian.
No fue hasta que finalizó el enlace, mientras los familiares y el resto de invitados comentan la ceremonia con el mismo enfasis que un comentarista de fútbol se recrea en la repitición, cuando aproveche que mi novia se había ido a conversar con su tía Celia, cuando con disimulo me agaché simulando atarme los cordones. Removí la loza no sin cierta dificultad, no solo era el hecho de trasladar la piedra, sino de pasar desapercibido. Me llevo más de cinco minutos, pero finalmente logré hallar un manuscrito de no más de un palmo de tamaño donde había inscrito un mapa junto con unas letras más pequeñas.
Deseé poder pedirle prestada las gafas a alguien, pero no encontraba ninguna excusa para hacerlo, así que me tuve que guardar las ganas de conocer el contenido para otro momento, o mejor dicho para ahora mismo, pues son las sietes de la mañana, tengo un ciego de ron bastante curioso, pero unas ansías por conocer que no puedo resistirlo...
...Finalmente todo esto deberá esperar, porque acabo de vomitar encima de la mesa del salón donde ando escribiendo...

jueves, 24 de noviembre de 2011

Quien coño eres

Ediciones Oblicuas tiene el placer de invitarles a la presentación de la obra Quién coño eres de la autora Maribel Álvarez el próximo día 1 de diciembre a las 19.30h en el ATENEO, SALA VERDAGUER (Calle Canuda, 6 Barcelona). Será presentado por la actriz Mónica Randall y el director de cine Carlos Bempar, y contará con la presencia del editor, Alberto Trinidad, y la propia autora, que se prestará a la habitual firma y dedicatoria de ejemplares.
 
QUIÉN COÑO ERES
 
 
Richi Arno, el extravagante y enigmático director de una compañía de teatro, aparece muerto entre los bastidores de la sala donde se representa su última función; a partir de este luctuoso suceso, Nora, la protagonista de la obra, una mujer estigmatizada por la pérdida de su hija, en posesión de de su ex marido desde los dos años, rememora su andadura vital hasta acabar en la agotadora compañía vanguardista del laureado Richi. A partir del encuentro de Nora con su hija, su personalidad sufre una catarsis que trastocará todo su mundo.
Con esta aparentemente sencilla trama de fondo, Maribel Álvarez consigue dibujarnos un novela psicológica, teñida de thriller, que nos adentra en el caos mental de Nora con una asombrosa elegancia fruto de sus continuos juegos con la persona del narrador.

Diario de una Inquietud (treceava entrada-continuación)

Callados volvimos a la estación de Cádiz tomando el primer tren de Cercanía de regreso que para colmo no apareció hasta casi una hora más tarde, con lo que yo ello supone, estar una hora aburrido sin tan siquiera mediar palabra con la persona que te acompaña, porque yo, herido en mi orgullo no tenía ganas de conversar acerca de nada.
Una vez en el interior del tren debimos de aguardar al menos otros quince minutos, pues según comentaban algunos ancianos, el tren hacia Madrid estaba a punto de salir teniendo prioridad sobre el nuestro. ¡Menuda desfachatez! ¡Como si los usuarios de cercanías fuesemos de segunda categoría! Como modo de distración me dediqué a observar a la gente de mi alrededor: una madre que regañaba a su hijo para que se sentará correctamente en el banco, un anciano que leía el periodico, un grupo de estudiantes que comentaban el último partido del Real Madrid.
Pero no sé porque quien más curiosidad me dio fue un joven solitario cargado con una mochila de tipo estudiantil que oía música mientras a su vez guardaba entre sus manos un libro. Traté de agudizar la mirada para ver el título pudiendo leer: La Cocina de un Anarquistas. Si bien podía recordar aparte de estar desclasificado e incluso prohibido versaba de técnicas caseras de producir explosivos. Quizás mi mirada llegó a ser tan descarada a la hora de contemplar el libro, que el muchacho se sintió intimidado por mi mirada, sombrío se levantó cambiándose incluso de vagón...
Sin darme apenas cuenta el tren se había puesto en marcha, y el traqueteo me dejo somnoliento, así que aproveché para dar una cabezada. Más que la presencia de varios seguridad dando vuelta con inquietud a través del tren, fue el zarandeo al que me sometió Marian el que me devolvió a la realidad.
-Despierta Victor, algo raro ocurre.-me volvió a dirigir la palabra con voz quejumbrosa.
¿Dónde estamos?-bostecé aún cansado.
-Llevamos más de una hora parado entre Puerto Real y el Puerto de Santa María.-indicó.
-¿No han comentado que ha sucedido? Quizás se halla estropeado...-dije lo primero que se me ocurrió intentando tranquilizarla.
-No ni mucho menos.-contrarestó mi impresión.-Según algunos pasajeros dicen que posiblemente halla una bomba en alguno de los vagones.
Al ver pasar un seguridad me levanté hacia él en busca de una explicación, pero su voz sonó autoritaria al pedirme de manera correcta aunque decidida que permaneciese en mi asiento.
-Tranquila no debe de ser nada malo.-abracé a Marian que se estremecía. Quise sonar más convincente pero era difícil en aquella situación.
Quizás minutos antes todo el mundo se dedicase a preguntar, pero en aquellos instantes se había instalado un incomodo silencio que casi podía respirarse.
No fue hasta cerca de una hora más tarde cuando un revisor de aire bonachón se dirigió al pasaje con el mayor aplomo posible, pese a que su voz demostraba sus verdaderos sentimientos de miedo:
-A continuación se irán ustedes levantando poco a poco conforme se lo vaya indicando los vigilantes. Procuren no correr ni alterarse al salir, todo esta controlado.
-¿Pero que narices sucede?-gritó un anciano.
-Caballero limitese a llevar a cabo las indicaciones.-le pidió con una medio sonrisa impostada.-Una vez fuera dirijánse donde se les indica. Un autobus los llevará a su destino, además de serles entregado un papel donde se les explicaría lo sucedido así como una propuesta de compensación por el tiempo perdido.
De la manera más civilizada fuimos descendiendo del transporte contemplando asombrado como los TEDAX, es decir la policia encargada de desactivar bombas esperaba abajo paciente para entrar. Los rumores eran ciertos, no solo por eso, sino por el papel que nos entregaron donde explicaban la aparición de una maleta sospechosa abandonada en los baños. Y tengo la impresión de que pertenecía al chico que me quedé mirando.
No tuve tiempo a seguir pensando más en ese tema, pues nada más montarnos en el autobus pudimos ver como a nuestras espaldas, el tren explotaba por los aires sin causar heridos.
Vuelvo a tener miedo de pensar que todos los hechos extraordinarios que se van sucediendo en mi vida tengan una explicación encadenada. Además acabo de recordar de que me sonaba la cara del director. Era la misma cara del artista que torturaba a los niños tanto en mis pesadillas como en la realidad. ¿Y si hubiese descubierto que yo sabía quien era? ¿Quizás habría mandado poner la bomba en el tren?
Cada día siento que me vuelvo más paranoico. Tan solo quiero que llegue el próximo sabado para ir a la boda de la prima de Marian, para cogerme una borrachera de campeonato y así olvidar los pensamientos que me afligen.

miércoles, 23 de noviembre de 2011

Entrevista a Patricia Sutherland

Continuando con la senda de la novela romántica en esta ocasión damos paso a una argentina que lleva bastante tiempo asentada en España, y no es otra que Patricia Sutherland, una autora valiente que decidió llevar a cabo la autopublicación de su libro sin ambagajes, a la vieja usanza, sin necesidad de lulu, ni bubok ( como es mi caso), ni nada que se le parezca, ya que es una emprendedora sin duda que conjuga el proceso de crear como el resto hasta que el libro llega a tus manos.
Es tanta su capacidad de innovación que organizó algo único como puede resultar el "preesteno de un libro", y es que 30 lectoras privilegiadas pudieron deleitarse con su obra 3 meses antes de que viese la luz.Y no solo eso, también es una defensora aférrima de su género el cual intenta hacer comprender, explicar, a través de su blog, al final de este post encontraréis los links de varios articulos al respecto.
Para quien quiera saber más decir que aunnque escribió su primer libro con apenas doce años y se pasó otros veinte cargando cajas llenas de novelas escritas en cuadernos de espiral cada vez que cambiaba de casa, no fue hasta 2006 que se planteó publicar.
Profesionalmente, su vida se ha desarrollado al margen de la literatura, en el mundo competitivo de las empresas multinacionales. Sin embargo, la escritura siempre ha ocupado buena parte de su tiempo libre.
Su otra gran pasión es la lectura. Puede leer cualquier tipo de libro a condición de que el autor consiga atrapar su interés en las primeras cinco páginas, ya que rara vez concede un margen mayor.  
Le encanta viajar y lo hace a menudo porque tiene familiares y amigos repartidos por medio mundo.
Patricia Sutherland nació en Buenos Aires, Argentina, pero lleva radicada en España desde 1980.
Y sobre su libro princesa os comentamos su sipnosis:

Theresa Tess Gibb es una inglesa culta e independiente que vive en Estados Unidos desde hace quince años. La editorial para la que trabaja en Boston, acaba de nombrarla editora de una colección de la que se hará cargo tan pronto regrese de Londres, de visitar a los suyos.

Pero lo que prometía ser poco más que unas cortas vacaciones en familia, se convierte en un viaje que  transformará completamente su vida cuando recuerdos del pasado se entremezclan con la familiaridad del entorno, y Tess se da cuenta de que lleva años echándolo en falta.

Todo continúa igual que en sus recuerdos, entrañable y a la vez, irremediablemente pasado: su familia, su casa, su barrio, su hermana -eternamente enamorada del vecino de al lado-...

Todo excepto él, Dakota, el vecino de al lado, un anti-héroe por el que Tess se siente inexplicablemente atraída a pesar de ser el amor platónico de su hermana...

Y de ser once años mayor que él.

No me entretendré ya que tendréis ganas de escuchar sus propias palabras:
-La primera es de obligatoriedad ¿Cómo una argentina acaba afincada en España?

Uy, hace siglos que nadie me preguntaba eso... Verás, estaba estudiando en Reino Unido y decidí tomarme unas cuantas semanas, cruzar al Continente para hacer un poco de turismo y visitar amigos. Entonces, Argentina invadió las Islas Malvinas (hoy, Faulkland Islands). Horas después de la invasión, Reino Unido cerró el ingreso de ciudadanos argentinos en todos sus territorios, y yo me encontré aislada en España, con los fondos bloqueados en mi país -el gobierno argentino, en un intento de evitar la salida de divisas, prohibió los movimientos en otra moneda distinta del peso argentino, que no cotiza en Europa-, y mis pertenencias, en Inglaterra. Fue toda una aventura... Total, que para cuando Reino Unido volvió a abrir sus fronteras a nacionales argentinos (con visado especial) habían transcurrido varios años, y yo ya me había instalado aquí.. ¡y aquí me quedé!

-¿De dónde surgen la idea del libro Princesa?

La idea surgió hace unos tres años porque era un tema que me atraía. Cuando veía en la tele parejas tipo Susan Sarandon/Tim Robbins o Demi Moore/Ashton Kutcher me venían mil preguntas a la cabeza -¿cómo surgió la atracción? ¿cómo solventan las diferencias? ¿las solventan... o las padecen?-. Por otro lado, las parejas de famosos cuentan con una permisividad especial a nivel social. Estamos acostumbrados a sus excentricidades, a sus rarezas, y en cierto modo, las esperamos. Es como si formaran parte de “ser famoso”.. pero ¿qué pasaría si en vez de Demi, se tratara de tu vecina del cuarto? O de tu hermana. ¿Y  si el hombre en cuestión fuera alguien de quien tú llevas enamorada toda la vida? Vi el potencial de la historia y me atrapó. Tenía que escribirla.   

-¿Qué te lleva a autoeditarte?

Es que el mundo de la autoedición es apasionante. Sin duda, es algo hecho a mi medida; está claro que tengo un lado ejecutivo muy desarrollado porque me encanta eso de ser una especie de mujer-orquesta :)

Mi relación con la autopublicación empezó al estilo de las comedias románticas; quedas con B como parte de un plan para seducir a A; consigues a A y cuando lo tienes, comprendes que lo que realmente te va es B. ¡Así somos las chicas! Cuando en 2006 decidí publicar mis novelas, no pensé en tocar las puertas de las editoriales. Desde el principio, me dije que necesitaba una agente literaria que conociera mi obra y se ocupara de ofrecerla a las editoriales adecuadas. Pero en España hay pocas agencias, y la mayoría ya tienen su cartera de autores. No tardé en darme cuenta de que siendo novel, escribiendo Contemporánea -en un país amante de la histórica- y sin nada que contar en mi curriculum literario, lo tendría muy difícil. Así nació Jera Romance, mi serie Sintonías, y Sutherland, el blog que mantengo en WordPress. De ahí que nunca hasta Princesa haya promocionado mis novelas.

Y como en las comedias, funcionó. Conseguí lo que me proponía, firmé contrato con una agencia literaria, pero entre medias sucedieron cosas inesperadas. No conté con que las lectoras me encontrarían en internet, menos aún con que se engancharían a la serie y la comprarían... Y tampoco conté con que echaría tanto de menos el mundo de la autopublicación, la libertad de decidir qué, cómo y cuándo, y la enorme satisfacción de trabajar para ti mismo, haciendo lo que te apasiona hacer. Acabé de escribir Princesa cuando ya llevaba más de año y medio de contrato con mi agente, y, realmente, no me gustaba el caríz que estaban tomando las cosas en el ámbito editorial.  Tenía una nueva novela entre manos y muchas ganas de sacar los pies del tiesto, de vérmelas con algo que supusiera un reto para mí. Autopublicarla surgió como una respuesta natural, así que me despedí de mi agente y me embarqué en esta aventura increíble llamada “Princesa”. Es cierto que podría haberme planteado una co-edición, ¡pero entonces me habría perdido la parte más divertida!

-¿Porqué pareces desconfiar de páginas como Lulu o Bubok, por poner un ejemplo?

¿Desconfiar? Noooo... ¡qué va! Sus “términos legales” son claros y los contratos que firman con los autores son “no-exclusivos”. Además, simplifican muchos procesos en sus opciones gratuitas, y muchos más aún en sus opciones de pago. La contrapartida es que los costes de producción unitario son muy altos  por lo que el precio de venta del ejemplar se dispara, especialmente en trabajos de más de 180 páginas. Si ya es complicado abrirse camino siendo un autor desconocido, imagínate hacerlo autoeditando un libro caro.

-¿Piensas que al llevar tu toda la carga promocional es más limitado el alcance?

Mmm, creo que no.  En todo caso, es más selectivo; procuras escoger vías y formas que te den más con menos. También es más programado, porque no puedes hacerlo todo al mismo tiempo. Yo me concentré primero en consolidar online la idea de que Princesa es una buena novela; ahora con todas esas referencias tan positivas bajo el brazo, he comenzado con la promoción off-line. Otra cuestión a tener muy en cuenta es que antes de internet, la promoción estaba directamente ligada a tus recursos económicos disponibles para tal fin y a tus contactos. Ahora, juegan muchos otros factores accesibles a cualquiera con conexión a internet.  Por otra parte, las editoriales en romántica por lo general no dedican recursos a la publicidad... a menos que el libro genere mucho interés, algo que depende enteramente de la labor promocional del autor.

-¿Cuál ha sido la repercusión de tu promoción en la red?

Muy satisfactoria. Partí siendo alguien desconocido que autoeditó una novela romántica, y ocho meses después no sólo aparezco en la base de datos de todas las webs /foros especializados en el género y me indexan decenas de blogs literarios, sino que soy la autora de una novela que cuenta con 23 reseñas muy positivas. Incluso hay gente que se sorprende al descubrir que es una novela autoeditada. Precisamente porque la repercusión que ha tenido Princesa en la red les ha inducido a pensar que había una editorial detrás, haciendo el trabajo.

-¿Nos podría dar algunos consejos sobre como llegar a más gente?

Todos conocemos el abc de la promoción, y no creo que se haya inventado nada nuevo al respecto en las últimas horas. Pienso que la cuestión no está tanto en procurar llegar a más, sino en llegar mejor a las que efectivamente tienes a tu alcance.  Princesa me ha permitido conocer a muchísima gente y he procurado llegar a ellas como lo que soy -aparte de una autora romántica-; alguien cercano que cultiva las relaciones personales, que considera un privilegio que la lean, y lo agradece de palabra y de hecho, en mil detalles. Creo que es la mejor carta de presentación que se puede tener.

-¿Piensas que la literatura romántica está denostada?
Pienso que no se habla (suficiente) de ella en los medios, y que la gente, en general, guarda una idea arcaica del género, lo que hace que cuando algún programa o alguna revista toque el tema, se refiera a la novela romántica que era, y no a la que es.  Desde 2008, cada año se publican más títulos de autoras españolas, las ventas siguen aumentando y cuando hay dinero, crece el interés en que haya más :) Es cuestión de tiempo que se empiece a hablar del género romántico -bien, como se merece-, del mismo modo que se habla de otros géneros.

-¿Alguna manía a la hora de escribir?

Necesito escribir cada día, si no lo hago me parece que me falta algo. Creo que eso bien podría considerarse una manía, ¿no?

-Dedica unas palabras de aliento a este blog
 
No es ningún secreto que siento un aprecio especial por la blogosfera y quienes forman parte de ella. ¡Lo canto a los cuatro vientos cada vez que se me presenta la ocasión! Admiro el trabajo de los blogueros literarios porque es auténtico, espontáneo. En vosotros se reúne lo mejor de dos mundos: la pasión de quien ama las letras y la pujanza de las nuevas generaciones que se mueven en internet y en las redes sociales como pez en el agua. Hacéis una labor de difusión de la literatura insustituible. En tu caso, con las entradas del “Diario de una inquietud” has rizado el rizo. ¡Qué idea más buena! Te deseo muchísima suerte en tu faceta de autor.

Sólo me resta darte las gracias por hacerme un lugar en tus dominios blogueriles; que sepas que ha sido un gusto “conversar” contigo.



 
http://patricia-sutherland.com/2010/12/22/novela-romantica-el-futuro-digital-del-genero-%e2%80%93-iv-y-una-anecdota/

http://patricia-sutherland.com/2010/06/16/fantasias-femeninas-dominacion-y-novela-romantica/

http://patricia-sutherland.com/2010/05/12/la-novela-romantica-a-estudio/

http://patricia-sutherland.com/2009/11/18/innovacion-y-novela-romantica/

http://patricia-sutherland.com/2009/09/16/novela-romantica-y-prensa-%c2%bfpositiva/

http://patricia-sutherland.com/2008/04/09/hombres-hablando-de-novela-romantica/

Diario de una Inquietud (treceava entrada-primera parte)

TRECEAVA ENTRADA

Llego a saber que era lo que iba a suceder al ir en transporte público a Cádiz, y hubiese contaminado como el resto de los ciudadanos, aunque siendo del todo sincero no fue esa la causa por la que me fui a mencionada ciudad en tren acompañado con Marian para acudir a la entrevista con la editorial, sino la dificultad para encontrar un aparcamiento. Es no parar de dar vueltas hasta acabar desesperándose, aunque hubiese merecido la pena, pero no quiero adelantarme.
Os contaré, como bien podréis recordar la editorial interesada en mi libro me había citado el sabado a partir de las 10 de la mañana, y con intención de estar lo más puntual posible a mi cita decidí tomar el tren para evitarme problemas de atasco y dificultad a la hora de aparcar que se sucede en la ciudad gaditana. A las nueves de la mañana tomabamos en el andén cuatro de la estación de Jerez tomamos el cercanía. Yo iba emocionado haciendo cabalas sobre las posibilidades que se podrían abrir en mi vida con este contrato editorial. Respetuosa Marian me escuchaba aunque hay algo siempre en sus ojos que me dice que oye entusiasmada mis fantasías, pero muy probablemente apenas comparta ninguna de ellas. Pero cavilaciones aparte yo me sentía pletórico...
Quizás si el servicio de cercanías fuese tan puntual como en otras ciudades podría haber estado como un clavo a las diez en punto en la calle Sagasta, pero como normal habitual de este servicio llegamos con retraso contando la espera de casi quince minutos que se produjo en la estación de Puerto Real.
Problemas aparte llegamos pasada las diez y media la mañana a la ciudad sin darnos apenas tiempo a disfrutar de aquella bella mañana, aunque si hubiese llegado a deducir cual habría sido el resultado de aquella cita me habría dedicado a disfrutar de un grato paseo por el casco histórico de la ciudad, y es que transporte apartes, la entrevista fue un completo desastre, y no precisamente porque yo fuese con intenciones de no firmar el contrato editorial, al contrario, pero es que las condiciones que me ofrecían no era precisamente las más ventajosas para mi, y no me estoy refiriendo a cuestiones económicas. Yo siempre he estado dispuesto a regalar mis derechos con tal de ver mi obra publicada, pero lo que ellos querían era algo totalmente diferente: cambiar sustancialmente la obra casi al completo, como si nada de lo escrito realmente fuese lo suficientemente interesante.
-No entiendo su obstinación por no querer cambiar esa serie de pequeños detalles.-comentó el acompañante, creo suponer que sería el dueño de la editorial, del editor adjunto, y que por extrañas circunstancias su cara me era familiar. Debo reconocer que nunca he sido bueno a la hora de relacionar rostros con nombre, así que si lo había visto antes no sabría decir de qué.
-No estamos hablando de unos detalles, estamos hablando del conjunto de la obra.-repliqué enfadado.-Estamos cambiando el contenido de la obra por completo...Por eso si que no paso. Valga que no le guste mi título original, pero cambiar tanto es como burlarse de mi.-realice una serie de aspavientos
-Es una lastima.-comentó el adjunto.-Estabamo dispuestos a hacer una fuerte inversión de marketing para llevar su obra muy lejos..-quiso busca otras formas de convencerme.
-No sería mi obra, simplemente sería un libro con mi nombre.-protesté.-Además no crean que son la única editorial capaz de editarme, si a ustedes les gustó ¿porque no a otras?-quise mostrar la mayor suficiencia posible a sabiendas que mi afirmación era poco plausible.
-Pero...-intentó el director hablar.
-No tengo más que decir.-me levanté de la silla siendo imitado por Marian que me acompañaba sin tiempo a réplicas.
Una vez en la calle mi novia todas aquellas cosas que antes en el despacho su mirada había tratado de transmitirme:
-No entiendo ese enfado.-me reprendió.-Tan solo te aconsejaban una serie de cambios para mejorar la obra...
-Parece que tu tampoco lo entiendes.-enfaticé mis palabras con el ceño fruncido.-Es como si te quisieran cambiarte la personalidad para verte mejor. Ya no serias tu...-quise tratar de hacerle comprender.
.-Por Dios Victor eso no tiene nada que ver.-se llevó las manos a la cabeza.-Solo quiero dejarte claro una cosa: A partir de ahora no quiero saber nada acerca de libros, editoriales ni nada que se le asimile...-me advirtió.
-De acuerdo no te agobiaré más con mis tonterías.-concluí guardando silencio.

lunes, 21 de noviembre de 2011

ONU (historia de la corrupción)

Tan claro como el mismo título de este libro, Eric Frattini ha socavado en lo más bajos fondos de esta institución internacional para desentrañar las tramas de corrupción que a lo largo de los años se han ido sucediendo bajo el beneplácito de todos sus dirigentes y componentes, y el silencio de la sociedad.
Y es que este periodista, al que mucho les sonará por sus colaboracíones en programas como Cuarto Milenio, tiene una dilatada carrera como corresponsal en Oriente Medio, residiendo en ciudades del calibre de Beirut, Jerusalem por enumerar unas cuantas. Además, no solo ha trabajado como corresponsal, ya que ha compartido su tiempo con la elaboración de más de una veintena de ensayos entre los que podemos enumerar alguno de ellos como Osama Bin Laden, la Espada de Alá, o la más reciente Mossad los verdugos del Kidon, o participado y elaborado documentales televisivos. Llega a ser tanta la magnitud de su obra que ha sido traducida a varios idiomas.
Y es que Frattini en este libro hace un recorrido histórico pormenorizado del recorrido de esta organización mundial a lo largo de los años, desde la infiltración de agentes en la CIA en el organismo durante la "Caza de Bruja" estadounidense del presidente McCarthy, o el uso de una guerra por temas petroliferos.
Tiene curiosidades como el uso de departamentos dentro de la ONU, como pueden ser ACNUR, que se convierte en un negocio rentable acerca de los refugiados, y como la intervención de los cascos azules se ha ido utilizando según interesés ecónomicos que difieren mucho de proteger a los ciudadanos del mundo como se proyecta en la carta fundacional. No podemos pasar por alto, que todos sus casos, incluso de violaciones, han intetado soterrarlos para seguir manteniendo el estatus de dignidad que con mentiras han tratado de mostrar a los ciudadanos.
Para quienes crean que este libro es tan solo un libro de carácter panfletario y conspirativonoide se equivoca, pues Eric Frattini, pone toda la carne en el asador, añadiendo documentos, y fotos que demuestra las veracidad de su investagación.
Y tras saber todo esto, sabrás que la corrupción no solo se limita a tu país sino que va mucho más allá. Así que a que estás esperando a descubrir la Basura de quienes rigen los designios del mundo...

domingo, 20 de noviembre de 2011

Diario de una Inquietud (doceava entrada)

Quizás hoy hubiese resultado ser uno de lo mejores días de mi vida sino hubiese sido por un “insignificante detalle”. Muy posiblemente a cualquiera persona el hecho que me ha sucedido le resulte totalmente anécdotico, pero para mi tras los últimos acontecimientos vitales me han chafado el día, aunque lo mejor será que os cuente todo de manera menos atropellada de lo que lo estoy haciendo.
Para comenzar mi día de trabajo fue tal como otro cualquiera. La rutina nunca cambia excepto por el hecho de que ya no tenemos en la oficina a ese putero desgraciado hecho que es muy de agradecer. Pese a eso, todo es de la misma manera, que si balances de cuenta, actualizaciones de tarjeta, y un largo etcetera. ¿Y os preguntaréis cómo es que pudo haber sido uno de mis mejores días? Pues sencillo.
Media hora más tarde del cierre de la entidad bancaria, justo cuando cerrabamos la caja, recibí una llamada de un número desconocido. En un principio pensé en no cogerlo, muy posiblemente se tratase de alguna compañía telefónica pretendiendo que me cambiase de tarifa o algo similar. Sin embargo mi actual jefa me hizo un gesto para que respondiese ante mi cara de indecisión. La buena mujer se pensaría que no me atrevía a cogerlo sin permiso. Fue por eso por lo que respondí.
Una voz masculina especialmente grave se dirigió a mi con un tono sumamente cortés:
-¿Podría hablar con Victor Choquet?
-Soy yo. ¿Con quién tengo el gusto de hablar?
-Mi nombre es Jose Ángel, editor adjunto de la editorial Averno.-se presentó.
-Encantado.-respondí nervioso por lo que podría conllevar eso. Cómo ya conté al principio de este diario yo escribo por afición aunque siempre he intentado lograr publicar alguna de mis obras.
-Igualmente.-replicó de manera educada.-El motivo de mi llamada no es otro que comentarle que tras pasar varias valoraciones su manuscrito ha sido propuesto para ser editado...
Un tanto para mi”, pensé alegre, la vida por fin me vuelve a sonreir.
-Aunque sería necesario antes de ello un par de detalles...-comentó con tono serio (“me temo que posiblemente me proponga una coedición”).
-¿Cuáles?-pregunté suponiendo la respuesta.
-Necesitaríamos que pasase por nuestras oficinas lo antes posible para formalizar un contrato editorial, además de comentarle un par de ajustes que nos gustaría hacer en su obra.
-Por mi no hay ninguna clase de problema, lo que sin duda me puede resultar más complicado es a lo mejor acudir a esa cita, ya que trabajo en una entidad bancaria, y como usted comprenderá trabajo todas la mañanas, aparte que no se estará muy lejos su editorial.-le expuse.
-Por eso no se preocupe, hemos visto que usted es de Jerez de la Frontera, y nuestra editorial está en Cádiz, por el tema de distancia no creo que haya ninguna clase de problema.-restó importancia.-Además si le es muy dificultoso podemos quedar este sabado para tratar el asunto.
-Estupendo.-sonreí ilusionado.-Digame usted la dirección exacta.
-Calle Sagasta 21.-indicó.-Puede usted pasar a cualquier hora de la mañana a partir de las 10. Le esperamos.
-Allí estaré.
-Les esperamos, hasta entonces pasé un buen día.-se despidió.
-Igualmente.
Nada más colgar el telefono me puse a dar saltos de alegría mientras mis compañeros se acercaban para conocer el motivo de mi felicidad. Rápidamente todos me felicitaron al contarle mi dicha, incluso los que jamás le caí bien. Llevado por la emoción invité a todo el mundo a una cerveza nad más concluir la jornada. Todo fue dicha a lo largo del día al contarlo a familiares y amigos, que pensé que el karma me compensaba por los malos ratos pasados. Llamé a Marian para ir a cenar juntos, aquello había que celebrarlo a lo grande. Nada podía estropearme el día...
...Nada hasta que al ver la televisión mientras mi pareja se duchaba preparándose para la cena, una noticia impacto en mi mente como un obús: Detenidos en La Coruña varios implicados en el traslado de varios cadáveres. A priori aquella noticia no tenía nada de especial a lo que estamos acostumbrado a oír sino hubiese sido porque al parecer estos cadáveres de niños provenientes de latinoamerica eran usados como obras de arte ya que durante su asesinato, un señor conocido como el artista de la Muerte, los ahogaba metidos en una reja en un agujero relleno de una especie de barros para lograr así una escultura dramática que luego vendía a millonarios sin escrupulos.
No contentos con narrar la noticia, la emisora de televisión, quiero recordar que era canal cinco, apoyaba la información con un video que al parecer circulaba por la red, donde se veía el proceso de “creación” del siniestro artista, si podía llamarlo de aquella manera.
No fue en si la noticia, la que me estropeó el día. No dejo de reconocer que era chocante, pero aún así no podía destruir mi ilusión, sino el hecho de que aquellas imágenes yo las había visto antes, y no precisamente a través de internet, sino en al menos dos ocasiones en una pesadilla.
Habrá quien me pueda decir que mi mente me haya jugado una mala pasada como sucede en un dejavû, pero estoy segurísimo de haberlo soñado, aunque en una de las ocasiones, no era con niños latinos, sino con menores africanos. Como en las imagenes expuesta en telivisión pude ver como los niños se introducía en las jaulas sin temor, como si creyesen que convertirse en una estatua fuese algo divertido. Recuerdo que había algunos que seguían sonriendo mientras el barro bloqueaba sus fosas nasales...
Tiemblo de miedo al pensar que la pesadilla y la noticia no sean más que una mera coincidencia...

viernes, 18 de noviembre de 2011

Diario de una Inquietud (onceava entrada)

ONCEAVA ENTRADA

Quizás en otros tiempos me hubiese sentido fatal por lo que hice el otro día, pero a estas alturas de la pelicula, puedo decir que incluso me puedo sentir orgulloso. No soy un superhéroe vengador del tipo Punisher, ni tan siquiera el hombre de más recta moral, eso sería pura moralina, sin embargo el haber podido soltar toda la rabia acumulada me hecho sentir vivo. Os cuento:
Tras mi alta en el hospital pude volver a recobrar casi al cien por cien mi normalidad, digo casi al cien por cien, porque en este caso Marian y yo nos pusimos manos a la obra para tratar de encontrar una entidad financiaria diferente a la que yo trabajo, pues como ya conté nos retiraron la hipoteca. Por lo demás todo era casi similar.
En la vuelta al trabajo las actitudes eran similares, habían quienes me odiaban y quienes me apreciaban, aunque alguno de los que antes se habían honrado en llamarme amigo, hoy día eran un tanto receloso al trato conmigo por el simple hecho de haber estado en la unidad de salud mental. Los muy estúpidos se piensan que la locura es una enfermedad que se contagian. ¡Pobres míos! Aunque como digo eran los menos, pero trataré de contar la historia sin desviarme más.
Un par de semanas más tarde de reincorporarme, concretamente mientras la mayoría de la oficina se había ido a desayunar, hice uso del ordenador con fines muy diferentes a los esperados en un banco, y no me refiero a dedicarme a ver páginas deportivas o ver material pornográfico como hace otros tantos, sino que me dediqué con las pocas nociones de hackear que había aprendido a base de unos pocos tutoriales de internet a hacerme con la contraseña del correos personal de mi jefe. Si ese bastardo que quizás recuerden de mi visita al hospital y por el que me sedaron como si de un animal salvaje me tratase.
Me hice con toda su lista de contactos tantos personales como profesionales guardandolos en un pendriver para darle uso una vez que hubiese dado paso a la siguiente parte de mi maquiavelico plan que no era otro que seguirle durante sus correrías extramatrimoniales al cerdo de mi jefe. Fue durante un jueves precisamente, el único día que trabajamos de tarde, cuando tras oírle hablar con su mujer sobre que llegaría más tarde a casa debido a un balance descompensado de la caja, decidí seguirle hasta un prostibulo situado a la entrada del Puerto de Santa María.
Me atavié con un disfraz un tanto cutrez, compuesto por una peluca deshilachada del último carnaval al que acudí, a la par que unas barba postiza, y una gafas sin graduar, pues no podía arriesgarme a que me reconociese, entre en el local.
Siempre he tenido una opinión contraria a la prostutición basicamente por un par de razones, la primera de ella porque me parece un autentico atentado contra la dignidad femenina de tratar a una mujer como si de un objeto se tratase, es el resultado del mercantilismo salvaje de esta sociedad, y la segunda de las razones es que me parece muy lamentable tener que pagar por practicar sexo porque no es más que reconocer que sino por eso, eres un tío tan horriblemente feo que es necesario pagar, aunque debo de reconocer que en un primer instante me impresionó ver a chicas totalmente desnuda que se te acercaban en busca de tu compañía o mejor dicho de tu dinero.
No sucumbí antes las circunstancia, porque básicamente mi objetivo era destruir la imagen de persona respetable de mi jefe, y fundamentalmente porque yo tengo suficiente con Marian en todos los aspectos, no creo que sea necesario dar detalles. Simulé controlar (jamás en mi vida había pisado un sitio como aquel os lo puedo jurar, pues aunque suene creído nunca me hizo falta), me acerqué a la barra y pedí una copa, (¡¡Jamás pensé que podía pagar garrafón como si fuese oro!!). Desde aquel lugar tenía controlado al malechor que creyéndose sin vigilancia daba rienda suelta a sus más bajos instintos con dos prostitutas, una de las cuales creo que no superaría la mayoría de edad. Las besaba y toqueteaba con lujuria mientras estas se dejaban hacer.
Reconozco que hubo un momento de peligro cuando mientras con disimulo grabanbaba con mi camara del movil la escena, se me acercó una mulata de impresionantes pechos:
-¿Oye papito que esos que tienes entre manos?
Reconozco que agobiado tragué saliva porque no supe que responder en aquel momento, hecho que provocó que la voz de la mujer cambiase a un tono más amenazante:
-Espero que no estes grabando, porque si eres un puto periodista tendré que decirselo a aquel chico tan simpático que hay tras la barra.-señaló al camararero de aspecto ruso que servía copa y que para mi desdicha gastaba unos musculos en los brazos tatuados del tamaño de mis piernas.
-¿Qué quieres por tu silencio?-balbucée reconciendo mi grabación.
-Sube conmigo a la habitación, y me olvidaré de todo. Además se te ve tenso.-recuperó el tono mimoso mientras rozaba sus amplios senos sobre mi hombro.
-Le pagaré si quiere un poco más sin subir tan siquiera.-le oferté.-Solo vine a tomarme una copa.-quise demostrar un aplomo que no existía.
-De acuerdo.-me tendió la mano aceptando rápidamente el dinero que le ofrecía.-Pero ahora largate de aquí antes de que avisé a Serguéi de que estabas grabandonos para hacerte pajas gratis.-ordenó de manera tajante.
Sin tan siquiera responder apuré la copa saliendo del local, viendo a través del rabillo del ojo como mi jefe se marchaba escalera con el par de chicas. Quizás esperase a ver conseguido más material videográfico, pero dadas las circunstancias podía darme por satisfecho.
Cómo podréis imaginar el siguiente paso es fácil de preveer. Cree una cuenta fictisea en hotmail para poder enviar a los contactos del correos obtenido las imagenes del prostibulo titulandolo: Imagenes de un señor muy respetable.
A la mañana siguiente el rumor del video era patente en la oficina, ya que había sido reenviado por quienes lo habían obtenido, pues no solo se lo envié a los contactos de mi jefe, sino también a mis compañeros de trabajo. Tres días más tarde en el despacho de mi jefe había una carta de la dirección de la empresa pidiendo la dimisión a su empleado por tan escandalosas imagenes. “Una entidad tan importante como la nuestra no puede verse manchada por su conducta imprudente, y más cuando puede haber un delito de violación de los derechos de una menor de edad, por lo que le rogamos que sea usted mismo quien disponga su cargo a la dirección de esta empresa...”, rezaba una parte del escrito. Aunque no solo eso, pude saber, que su mujer le había interpuesto una demanda de separación.
Y es que quien se mete con Victor Choquet lo paga caro...

jueves, 17 de noviembre de 2011

El Imperio de la Moda

Arcopress publica El imperio de la moda, un fenómeno que nos condiciona hasta extremos inimaginables

Sevilla, 16 de noviembre de 2011.- El imperio de la moda es el título del nuevo ensayo que la editorial Arcopress acaba de publicar. Obra de la Doctora en Filosofía Inmaculada del la Puente-Herrera, en este libro se recogen y abordan las teorías más relevantes y originales formuladas sobre la moda, teorías que han sido estudiadas teniendo en cuenta el sentido, así como los mecanismos que dan razón a este fenómeno, a saber: la distinción, la comunicación y la construcción de nuestra propia individualidad. El presente volumen aborda este complejo fenómeno, de creciente importancia en nuestros días, a partir de los numerosos enfoques que del mismo se realizan desde la sociología, la psicología, la estética, la semiótica, la antropología o la historia.

Así, la autora afirma que la moda forma parte de nuestras vidas y la condiciona hasta extremos que, a menudo, tendemos a ignorar y que resultarían impensables de no ser verdad, como la ensayista demuestra a lo largo de las casi 400 páginas del que consta este exhaustivo estudio.

Igualmente, de la Puente Herrera,  pone de manifiesto la importancia que ostenta el mundo de la moda en todo lo humano, así como en los mecanismos por los que las personas siguen este fenómeno, antes exclusivo de una minoría selecta de cierto nivel adquisitivo y hoy convertido en una manifestación de masas. A juicio de la autora, “la moda transciende la esfera del vestir y se adentra progresivamente en el mundo de los gestos, los gustos literarios, musicales, cinematográficos y de la ideas; lo impregna todo hasta tal punto que la aceptación o rechazo de los objetos, las ideas o incluso la conciencia han sido atrapados por la lógica de la moda”. 

Por lo tanto,  una reflexión como hace este ensayo sobre la moda no solo explica cómo aparecen y se difunden los vestidos, trajes, accesorios y objetos, sino que además de mostrar el influjo de la construcción de la identidad, constituye un punto de partida imprescindible para razonar y comprender cabalmente la sociedad y la cultura.

En definitiva, se trata de un libro no sólo dirigido al estudioso de la moda sino también a un lector profano o no especialmente versado, dado el interés general que el tema suscita. Saca a la luz los estudios realizados por prestigiosos intelectuales y que parecen haber caído en el olvido o el desconocimiento, pero muestra además cómo la moda trasciende la esfera del vestir y se lanza al mundo de los objetos cotidianos mediante el styling. Se abordan de manera detallada los diferentes tipos de difusión de la moda y la relación de ésta con el arte, así como la tiranía de la belleza y el culto al cuerpo.

Inmaculada de la Puente-Herrera Macías es Doctora en Filosofía y profesora de Filosofía en el Instituto de Enseñanza Secundaria Miguel Servet, de Sevilla. Pertenece al grupo de investigación Filosofía de la cultura, de la Universidad de Sevilla (Facultad de Filosofía) y es autora de numerosas publicaciones sobre la materia, además de haber intervenido como ponente o conferenciante en numerosos eventos relacionados con la misma.

miércoles, 16 de noviembre de 2011

Hace 29 años...

Porque hace veintinueve años nació la luz que ilumina mi camino, el ángel que acompaña mi caminar, y todas las cosas bellas que se le puedan decir se quedan corta al demostrar todo lo que siento desde que estoy a tu lado.
Porque eres un añito más madura, un añito más sabia, un añito más inteligente, y un añito más humana, por eso y más quería dedicarte este post como homenaje a tu persona, tu que lo vales.
Un besazo enorme mi amor
¡¡Felicidades mi cielo!! 

Entrevista a Marta Querol

En esta ocasión tengo el gusto de presentaros a una escritora con bastante genialidad, y estamos hablando de no otra que la imcomparable Marta Querol, que ya en 2007 quedase entre las diez finalista del Premio Planeta con su opera prima "El Final del Ave Fenix", un entramado que atrapa a su lector hasta la última de sus páginas. A quien no conozca aún a la autora hablaremos de ella en la siguiente biografía: 
Nacida en Valencia, España; estudia Ciencias Económicas y Empresariales, se especializa luego en Gestión del Comercio Internacional, y más tarde en Ingeniería y Gestión de la Calidad. Tras más de veinte años como profesional reconocida en el mundo de la Gestión de la Calidad, un golpe emocional le abre los ojos a su verdadera vocación, la literatura.
El final del Ave Fénix, su ópera prima, sorprende a crítica y público por la gran calidad literaria que encierran sus páginas y por la profundidad de sus personajes. La novela queda finalista en el Premio Planeta de 2007, fue publicada en 2008 y reeditada en octubre de 2010 por la editorial Aladena. Actualmente puede comprarse también en su versión digital en Amazon.com donde pronto se ha hecho un hueco en el catálogo.
Durante cuatro años colaboró con el periódico Las Provincias (Grupo Vocento) con una columna semanal. Es autora de diversos relatos cortos, y colabora con diversas publicaciones, programas de radio y tertulias culturales, y sigue escribiendo en su blog.
Actualmente está promocionando la nueva edición de El final del ave Fénix, mientras cierra las negociaciones para publicar su segunda novela, y avanza con la tercera.
Para más información, visita su completa web: www.martaquerol.es
Y sin dilación os dejo con la entrevista:

1.-¿Has pensado alguna vez que pudo haber sido un error dedicarse a la literatura?

Nunca he pensado que sea un error dedicarme a escribir, porque es lo que me gusta, es algo que necesito hacer y que me ha cambiado la vida. Pero sí que me he planteado si es un error haberlo apostado todo a esta carta, aunque haya sido empujada por las circunstancias.

2.-¿Qué es lo que más te ha aportado la literatura?

Paz interior. Ya te digo que es algo que necesito hacer, necesito expresarme a través de las letras y si no lo hiciera reventaría, tanto si publico como si no publico. También me ha aportado muchas cosas más, alegrías, penas, amistades… y si me voy al plano de lectora emociones indescriptibles, porque yo disfruto con los dos lados de la literatura.

3.-Sabemos que has sido finalista del premio Planeta ¿Cómo fue la experiencia?

Increíble, en todas las acepciones de esta palabra. Algo que vives como si fuera un sueño, algo irreal, y también como una experiencia que sobrepasa los límites de lo que imaginas. Aunque si te refieres a la influencia que ha tenido en mi carrera literaria, lo comenté en un artículo de mi blog. Creo que el premio me ayudó a publicar pero me abocó a hacerlo en editoriales pequeñitas, que en definitiva era la opción lógica para una autora novel, así que tampoco pasa nada aunque desde fuera la opinión pública se imagine otra cosa. Siempre tendré la duda de si habría llegado a publicar de no quedar finalista. Tal vez sí, tal vez no, tal vez con editoriales más conocidas, tal vez no.

4.-Tu que lo has vivido desde dentro ¿el premio principal piensa que esta dado de antemano?

Pienso que el premio principal siempre se lo llevarán dos autores con la garantía de amortizar el importe que suman los dos premios, algo lógico tratándose de una empresa privada y barajándose las cifras que se barajan.
Y que están dados no lo digo yo, lo dijo Ferran Torrent en una conferencia pública en el Club de Encuentro Manuel Broseta, al reconocer que el firmó un contrato previo a la presentación de las novelas las veces que fue premiado bajo el paraguas de Planeta.

5.-¿En que proyecto estás trabajando? Adelántanos algo.

Estoy trabajando en la tercera novela. Terminé la segunda este verano y estamos enviándola a editoriales. Estas dos, siendo novelas independientes, terminan de contar la historia de Carlos y Elena, que se inicia con “El final del Ave Fénix”, pero puede leerse cualquiera de ellas sin necesidad de leer las demás.

6.-¿Cómo defines tu literatura?

No creo que deba definirla yo sino los lectores, y puede que haya tantas definiciones como lectores. De hecho me he encontrado con visiones muy distintas tanto de la novela en su conjunto como de los personajes y lo que les sucede. Además, me suena un tanto presuntuoso de definir mi literatura como si hubiera llegado a algún sitio en este mundillo, cuando todavía me veo echando a andar.

7.-¿Has oído hablar alguna vez de los blog novelas?¿Qué opinas de ellas?

Sí, me parecen un reto increíble y que requiere una gran disciplina por parte del escritor además de mucha imaginación, porque en muchas de ellas se tiene en cuenta la opinión o las peticiones de los que participan en el blog para ir elaborando la trama de la novela.

8.-¿Hay mucha presión en el mundo editorial?

Pues no sé muy bien a que te refieres con esa presión. La crisis ha afectado a todos los sectores y el editorial es uno más. Se han vuelto muy conservadores en cuanto a limitarse a publicar autores de la casa o de géneros que tienen un público asegurado, como puede ser la novela histórica o la literatura fantástica juvenil con tintes vampíricos por poner dos ejemplos. Pero no sé si eso es estar presionado.

9.-¿Querrías dedicarle unas palabras de apoyo a este blog?
Creo que los escritores en general y los noveles en particular le debemos mucho al mundo blogger porque se mueve fuera de los circuitos trazados por las editoriales. En este caso, haces una labor fantástica de promoción de la literatura y no veo que el subtítulo de El blog de un escritor fracasado le haga justicia.

martes, 15 de noviembre de 2011

Entrevista a Manuel Bernal

Ya en su momento hicimos referencia a la obra de este autor: "La invención de la Generación del 27". Y no podíamos dejar pasar la oportunidad de realizarle una entrevista, ya que el tema en si traía bastante interés, sobre todo a la hora de desmitificar ciertos sucesos en torno a estos escritores. Recordar para quien no lo conozca es que Manuel Bernal Romero (Sevilla, 1962), es natural de Los Palacios y Villafranca. Profesor de Lengua castellana y Literatura y periodista, en su obra literaria ha cultivado la poesía, la narrativa y en ensayo. Su último poemario publicado es El Exilio de las alas. Ha escrito para Cambio16, Cuadernos para el diálogo, Campo de Agramante y algunos diarios. Periodismo y literatura convergen en su obra en trabajos de investigación sobre los siglos XIX y XX.
Si más dilación os dejamos con la entrevista en la que el autor además de no tener pelos en la lengua a la hora de hablar, también demuestra una inteligencia digna de admirar:

-         A quienes dicen que el ensayo no es literatura ¿qué le diría?

Hay novelas que no son literatura, lo mismo que hay poesía que tampoco lo es, que son productos al servicio de un negocio, piezas de un engranaje empresarial, con menos potencial que Messi para generar beneficios pero piezas al fin y al cabo. Son obras que nunca tuvieron pretensiones literarias, artísticas, que es la clave de esa necesidad de comunicar a partir de la palabra en torno a las que se mueve la literatura y la necesidad de comunicar de quienes la practican. Actualmente se novela la vida de Mariano Rajoy y hasta su pensamiento, casi con las mismas bases que se reelabora la emocionante vida de Carmina, que en paz descanse, o Belén Esteban. No hay grandes diferencias entre un producto y otro. Son obras de ficción que se nos venden como si no lo fueran y que nos hacen felices porque nos trasladan la idea de que conocemos la vida de nuestros héroes. ¡Pobres de nosotros!
¿No son ensayos esos superventas? Hay trabajos de pseudopensamiento y de divulgación científica que se presentan como tales y que suman también puntos en las listas de obras de no ficción más vendidas, mientras convierten su ideario y sus especulaciones en el espíritu de nuestro tiempo. La mayor parte de ellos es cosa de “negros” (en el sentido literario) que no aportan nada, pero que ponen voz a los líderes que nos gobiernan que solo pretenden ser fieles servidores y perpetuarse el tiempo que se les permita. No hay sin embargo ninguna dimensión estética, ni ética tampoco, ni ninguna originalidad en lo que se nos ofrece. Esos de los que hablábamos no son ensayos. Pero sin duda que está también la obra cultivada desde la reflexión y la búsqueda de soluciones –erróneas incluso- para nuestra vida en sociedad, y esas, si están marcadas por ciertas dotes estéticas, sean del tipo que sean, respondan al modelo que respondan, sin duda si que lo son.

-         ¿Cómo surge la idea de escribir sobre la Generación del 27?

Fue hace ya un puñado de años, quince por lo menos. Colaboraba con El Correo de Andalucía y se me encargó hacer un pequeño reportaje de investigación en torno a los actos de Sevilla. Fue entonces, cuando repasando las crónicas de los periodistas en 1927, se me ocurrió preguntarme: ¿Si lo realmente importante ocurrió en Madrid allá por mayo para homenajear a Góngora, algo recogerían los diarios de la capital? Y pasó que apenas contaban nada. Y lo poco que encontré apuntaba hacia otro sitio. Y ese “no contar de la prensa madrileña solo podía responder a que los medios habían mirado para otro lado y pasado de nuestros amigos los escritores, que tampoco sería raro, o que realmente allí no había pasado nada o casi nada. Y todo fue apuntando a que había pasado lo segundo y ciertamente en Madrid no pasó nada, de ahí la importancia que adquirieron unos actos tan insignificantes como los montados por el Ateneo Hispalense en Sevilla.

-         Es un libro que puede resultar polémico por su contenido ¿Le han llovido las críticas?

Lo cierto es que hasta ahora no. Casi todo lo que se ha dicho ha sido positivo, debe ser que fueron amigos los que hablaron. O igual que lo ha leído poca gente. Aquí en este país nuestro casi nadie lee los libros.

-         ¿En qué se basó para decir que dicho ente literario fue una invención?

No soy yo quien lo dice, lo cuentan los hechos tal como ocurrieron y tal como se documentan. Eso quiero que quede claro, el ensayo no es una especulación, todo lo que se dice está probado y documentado. Quede claro también que lo inventado fue su nacimiento, los hechos con los que echó a andar. Lo que vino después lo hicieron entre los autores que participaron y los teóricos de la literatura. Seguramente que si al montaje de su nacimiento no hubiera seguido una buena obra hoy no los recordaría nadie. Es lo que ha pasado con muchos de ellos que ya no los recuerdan

-         ¿Se atreve a decir quién es su autor favorito de estos y cuál no?

Quizá me quedaría con el propósito de ser y la originalidad del Alberti de los primeros años, quizá uno de los artistas más completos de la Generación; pero indudablemente también con el escritor oscuro y huidizo que fue Luis Cernuda. Me duele también el manoseo continuo e interesado de Federico hasta hacerle perder significados.

-         ¿Nos puede adelantar algo de su próximo proyecto?

Estoy a la espera de que vean la luz un cuento para niños “Juanito cómprame” y una novela para jóvenes, “El misterioso caso del doctor Comeorejas”, que aunque se han anunciado como que ya estaban en la calle, por cuestiones editoriales que casi nadie termina de entender, todavía no vieron la luz. A las editoriales las marca un tempo diferente, siempre diferente.

Por último unas palabras de aliento a este blog

Con el periodismo ciudadano que representan medios de comunicación como El vendedor de humos ha comenzado el futuro. Si algo tiene la red de milagro, aunque será sin duda difícil, es la de quitar el protagonismo a los mercaderes de la comunicación. El nombre es interesante y enigmático. Eso siempre es bueno. Podría ser hasta un bonito comienzo para una novela sobre la época en la que vivimos. Vender humo es vender ficción, pero qué no es ficción en la vida del hombre. La realidad es un humo que respiramos todos, como los sueños.