Páginas vistas en total

domingo, 5 de noviembre de 2017

El rey con premio (Historia desde la barra de un bar)


Si por algo nos caracterizamos los españoles es sin duda porque hasta en las circunstancias más adversa nos tomamos las cosas con humor, si no nos creéis a los cuñados reunidos en este bar, solo tenía que echar la vista atrás para corroborar esta afirmación. Tras la Revolución de la Gloriosa, donde se echó casi a patadas a la reina Isabel II, el general Serrano convocó Cortes Constituyentes para elegir, sí, habéis oído bien, elegir a un nuevo rey que por supuesto nada tuviese que ver con los Borbones. Los allí convocados que eran unos cachondos dijeron ya que lo elegimos nosotros que al menos nos echemos unas risas cuando sea nombrado, por eso tras sondear las familias reales europeas dieron con el candidato perfecto: Amadeo de Saboya. Eso si, su reinado fue corto porque el de Saboya terminó literalmente de las mofas hata la polla.
Creemos que no es necesario decir lo que se decía cada vez que era anunciada la presencia del rey. Lo sabemos, fuimos hombres quienes decidimos el rey, que si hubiesen sido mujeres las electoras hubiesen decidido algo más sensato y con menos rima.