Páginas vistas en total

lunes, 6 de agosto de 2012

La Religión de las Letras


No existe hecho más frustante para un escritor que pasar desapercibido, aunque para desgracia de los noveles como yo, ese resulta ser el pan nuestro de hoy como reza la oración, oración que completaría diciendo: “Y no nos deje caer en la desesperación...”

A fin de cuentas somos los más creyentes de cualquier religión, porque siempre vivimos en la eterna esperanza de que algún lector perdido llegue a nuestra web o blog y encuentre una obra que le fascinará e irá propagando como la polvora entre sus contactos con la red. Pero la realidad es bien diferente, siempre la misma historia, post sin comentarios, descargas de nuestras obras, que pese a ser gratis, no aumentan lo más mínimo en cantidad, eso por no contar quienes llaman directamente a las puertas de las editoriales, esos grandes gurus que hacen que nuestras obras sean convertidas en plegarias sean repetidas como un mantra entre el gran público, que acaban darnos con las puertas en las narices.

Aún asi vivimos en la Fe, porque como en la religión existen Martires entregados a la causa, cuyos ojos benefactores del Público, ese Dios cruel, al que tememos tanto como adoramos, se posaron en ellos. Gente como Manel Loureiro, Bruno Nievas, se convierten en las figuras con las que nos comparamos continuamente, diciendonos a nosotros mismos: “si ellos lo lograron, por qué el próximo no podría ser yo”.

El ateismo no se contempla en la literatura, al igual que el monoteismo, pues aparte de ese Dios Público del que hable, tenemos a otros tantos otros como vienen hacer las Musas. El escritor es el cruzado de esta religión Literaria, porque en cuanto se lanza a luchar, reza porque las Musas les inspiren, y el Dios Público se fije en él.

Tras ver con tedio como ninguna de las redes sociales a las que estoy suscrito me ha venido una inspiración no se si divina o infernal. Como en toda religión existe el bien y el mal, un mal que tienta a menudo y al cual se vende el alma. El problema viene en que no encuentro a ese Lucifer al que venderle mi alma...

¿Me avisaréis si alguno de ustedes la encuentra?¿Si lo halláis decirle: El Vendedor de Humos vende su alma por el Éxito?

Repite conmigo La religión de las Letras vive en mi...