Páginas vistas en total

viernes, 14 de junio de 2013

Algo más que escritor...


A quienes piensen que cuando los escritores escribimos el final de alguna de nuestras obras ha finalizado, siento contradecirle diciendo que ese es solo el principio, y con esto no me refiero a la infinidad de correcciones que se hacen sobre la misma tanto propias como por parte de la editorial, sino que debe ponerse a plantear en su cabeza la forma más acertada de hacer llegar su novela a los posibles lectores, pues seamos sinceros, a no ser que te llames Ken Follet, Pérez-Reverte o George R.R. Martin, no todos tenemos la suerte ni de ser superventas ni tampoco estar en grandes editoriales, necesitas, o mejor dicho, debes, transformar al escritor en jefe de marketing y de ventas, así de claro.

Bien es cierto, que si estás con una editorial, esta tratará de echarte una mano, sin embargo aún así necesitas sacar lo mejor de ti como publicista si no quieres que tu obra quede arrinconada en el lugar más profundo de la librería. En estos momentos fuera aparte de bombardear las redes sociales, especialmente las cuentas de tus amigos que terminan hasta los mismísimos…de ti, te dedicas a leer por las diferentes webs, blogs, y páginas, las técnicas más novedosas para llegar a los lectores. Por supuesto que las pruebas todas, infinidad de veces con dudoso resultado, pero tu sigues insistiendo.

A continuación te planteas formas originales de llamar la atención porque te planteas: “si ese friki que sale diciendo estupideces en un video consigue ser viral, yo ¿por qué no? Eso si, primero te enteras que significa viral, que no es otra cosa que el boca a boca de internet, que podríamos llamar el muro a muro, el retwitt a retwitt... Así que te lanzas a ser videos diciendo o haciendo el tonto…¿o no me crees? Pues sino me crees mira este video:

video
 

Así que cuando os llegue a vuestro correo, twitter, facebook, o cualquieras de las redes sociales que uséis la invitación a leer una novela, darle difusión, aunque no penséis leerla, simplemente porque pensar todo el trabajo que lleva detrás y como tenemos que llegar a perder el sentido del ridículo a pasos agigantados…