Páginas vistas en total

martes, 10 de diciembre de 2013

El Arte no es solo morirse de frío...

No suelo reseñar libros, mucho menos si pertenecen a grandes editoriales y a autores consagrados como es el caso de Perez Reverte y su última obra "El francotirador paciente": no creo que las necesiten y mucho menos de un don nadie dentro de los blogger nacionales, así de sencillo. Pero como se suele decir que las ocasiones la pintan calvas, (frase que jamás he llegado a comprender, pero como buen intento de pedante voy y la casco), si me quedó con algo de este libro, fuera aparte de ser uno de los pocos que después de mucho tiempo han conseguido cautivarme, ha logrado hacerme reflexionar, que a fin de cuentas pienso que es lo que intentaba nuestro cartagenero más literario. 
Para quien no les suene, por desinformación o por la soberana soplapollez de que nuestro amigo Reverte le cae mal, (a ver que tiene que ver el tocino con la velocidad, o la política con la literatura), pero en el "Francotirador Paciente", nos retrata en primera persona la búsqueda de un mítico artista callejero o graffitero por parte de una especie de detective relacionada con el arte para lograr convencerlo de que se dedique al arte más convencional a la vez que más mercantilista. Es hay donde quisiera abrir la reflexión, además de invitaros a leerlos, aunque sea descarga ilegal, porque en definitiva quizás el arte que se paga como dice la novela no es arte.
¿Qué es el arte? Fuera aparte de morirte de frío como dice este mal chiste, el arte es algo tan relativo y tan personal, hay cosas que hoy día te hacen plantear que si realmente se está haciendo arte. Para mi el arte siempre ha sido belleza, el gusto por provocar por el simple hecho de provocar, pero lo que nunca entenderé esa comercialización del arte, ese crear mitos de auténticos bodrios que solo provocan porque provoca genera dinero, me dan asco. En el tema de la literatura hacer una nueva novela por obligaciones de contrato editorial me provoca nauseas. Porque en definitiva la creación es algo tan necesario para el autor como respirar más allá de ganancias. ¿O cómo lo ves?
NO AL MERCANTILISMO CULTURAL