Páginas vistas en total

lunes, 16 de diciembre de 2013

No me creo tus mentiras navideñas...

Se acercan las fechas navideñas donde todo se envuelve con un bonito color rosa donde a todo el mundo se le supone feliz...pero que apesta a mierda consumista por los cuatros costados, porque seamos claros, a estas alturas de la película ya nadie se cree el cuento de Navidad donde el rico avaro tras darse cuenta de su actitud equívoca con respecto a su empleado pasa a modificar su actitud, sino que al contrario el rico aprieta más al resto, y lo exprime hasta consumirlo, aunque trata de limpiarse la conciencia realizando campañas de recogida de juguetes y alimentos en estas fechas, donde por supuesto eres tu quien colabora, ya que el rico se da por satisfecho con organizarlo, sino me crees mira a tu alrededor, como bancos, grandes comercios, e incluso futbolistas se creen dioses de la solidaridad... Bombones que saben a vómito puro
Sin embargo pese a todo, seguimos consumiendo, que para eso el señor presidente ya dice que estamos saliendo de la crisis. Comidas de empresas donde nadie se aguanta, y aún menos al jefe, y todos le ríen las gracias. Regalos por obligación a gente a quien tan siquiera te apetece mirarle a la cara, para que acaben en la basura, esa misma basura donde una familia ha encontrado la muerte por consumir productos caducados. Y aún así dirás feliz Navidad.
No creo que esto debe ser las fiestas navideñas, donde solo importa el aparentar, y tan solo el recibir más de lo que das...Si aún así sigues pensando en que debes regalar, al menos déjame que te aconseje: 
Regala mi libro "Las Puertas de las Rimas", no porque mis bolsillos se vayan a llenar (apenas me reportan beneficios), sino porque entre lineas podrán encontrar este mensaje: "La felicidad no está en la meta sino en el camino", y sino quiere gastarte un centimo, muy pronto la Antología Iberia Sumergida