Páginas vistas en total

domingo, 30 de julio de 2017

El cansino del tambor (HISTORIA DESDE LA BARRA DE UN BAR)


"La noche que me dio el tío del tambor..." Recordando esas antiguas sevillanas a los cuñados se nos ha venido a la cabeza una parte de la Historia, que aunque a muchos les parezca una leyenda, nosotros la tomamos como cierta, no es otra que el "Tambor de Bruc". Oído al parche como diría aquel:
En el pueblo de Bruc, situado en Catalunya, chispa más arriba, chispa más abajo, vivía un tal Isidre, que en este caso era el cansino del pueblo, tal como lo leen, pues todos sabemos que en todos los pueblos hay alguien que como le de por algo no para, ya sea de noche o de día. Por poner un ejemplo, en el pueblo del suegro de uno de los cuñados, hay un tipo que se llevaba dando vuelta con la moto literalmente todo el día. Pues resulta que esta fan del tambor se pasaba todo el día dando el coñazo a sus vecinos, y nadie lo aguantaba, no hasta que se convirtió en héroe de manera improvisada.
Resulta que por aquel tiempo, 1808, el ejército francés con Napoleón al frente, decidió invadir España pues se habían enterado que la sangría, la paella y las playas eran inigualables, pero a su paso el pueblo del Bruc, decidieron hacerles frente porque no estaban dispuesto a que no pagasen el iva por hacer turismo. Entre los miembros de esta resistencia estaba el tamborilero que según la leyenda tocó el tambor tan fuerte que resonó en la montaña y asustó a los franceses que huyeron al creer que los defensores eran muchos más que ellos. Nosotros discrepamos, se fueron aburridos porque les dio la brasa día y noche.