Páginas vistas en total

miércoles, 28 de febrero de 2018

HOY LA LUNA APENAS BRILLA. (Cuentos aleatorios)



Aquella noche la Luna se despertó perezosa, apenas dejó ver más de un tercio de toda su extensión. Quizás se debiese a que no le apetecía que ningún ojo indiscreto averiguase alguna de sus intimidades, o tal vez fuese porque la Poesía había decidido hablar sobre su declive en lugar de elogiar sus virtudes tal como había hecho antaño.
Aquel día a la Luna tan solo le apetecía observar a la Tierra escondida tras un manto de Oscuridad. Observó con detalle como su vieja hermana azul mostraba claro síntomas de agotamiento, era como si fuese a morir asesinada a manos de sus propios moradores: los seres humanos. Puso todo su corazón en busca un remedio para aquel mal, aunque las marcas de la Humanidad sobre su cuerpo maltrecho daban poco lugar a la esperanza. Pensó en colocar una enorme tela de araña sobre la tierra para impedir moverse a las alimañas en las que se había convertido los seres humanos, pero pronto se dio cuenta de a aquella idea era tan pelegrina como vagar por el espacio sin sentido como hacían los cometas.
Finalmente como un rayo floreció una idea en su mente: si la Tierra debía de morir al menos que no lo hiciese sola. Ella le acompañaría en aquel trance. Es más la Luna chocaría contra la Tierra para que la agonía no fuese tan lenta y de paso matar a todos aquellos seres que le habían provocado la enfermedad.
Y después de leer esto aún te preguntas porqué hoy la luna apenas brilla…