Páginas vistas en total

sábado, 17 de noviembre de 2012

La luz de mi camino

¿Habéis creido en los seres celestiales alguna vez? Pues si no lo habéis hecho deberíais de hacerlo, yo al menos os puedo asegurar que existen, al menos uno. Como todas las cosas en esta vida la hallé por casualidad. ¿Qué como me di cuenta de que era un ángel? Fácil, la luz que desprendía en mis tinieblas demostraban su condición celestial. Seguro que os diréis cómo son, cuál es su composición: pues una realmente efectiva donde se mezcla la belleza, la bondad, y mucha dulzura, porque otra cosa no pero dulzura posee a raudales. ¿Y tienen nombre? Pues claro, mi ángel tiene nombre de mujer, Mirian, y sino llega hacer porque hace seis lustro nació no podría decir algo que desde hace un tiempo remarcá en mi cabeza: Sigo las pisadas que marcan las huellas de mi ángel...
Va por ti mi vida, porque a tu lado el mundo es más optimista y la suerte me sonrie, por eso y todo, una infinidad de besos y sobre todo: GRACIAS POR EXISTIR.