Páginas vistas en total

viernes, 22 de noviembre de 2013

Cuando callar no es una opción...

Hace años los Celtas Cortos cantaban: "En estos días inciertos...", una canción que si bien no recuerdo decía algo así como: "...Pues de todos he sabido que censuran una parte de las cosas que decimos los artistas y cantantes...", ya por aquella época podía resultar curioso que a esas alturas de la película se dijese aquello cuando siempre se ha vendido que esta "democracia" es un garante de la libertad de expresión, pero quizás sorprenda mucho más cuando os diga que aún a fecha de hoy, se sigue censurando, y más que vendrán con un gobierno neoliberal que pretende callar cualquier voz que le resulte molesta...pero no es la cuestión a tratar en estos momentos, pese a que vaya de la mano...
Sigue existiendo la censura en la literatura, tal vez no en la imagen de un censurador que tomaba el libro en sus manos armado con un bolígrafo para ir tachando aquellas palabras, frases, párrafos, e incluso páginas enteras que no le gustaba porque contrariaba al sistema o no entraba dentro de la moral de la época, en estos esa imagen la encarna libros de "buenas formas",o tiene un nombre similar que no recuerdo en estos momentos, según los cuales se aconseja tanto a editores como a escritores a no tratar ciertos temas por resultar escabrosos, hirientes, o políticamente incorrecto. Por poner un ejemplo está mal vista usar palabras malsonante (que hubiera sido de Stephen King si lo hubiese llevado a cabo) o el deber de utilizar términos
socialmente aceptados en lugar de otros, para entenderme mejor Agatha Christie hubiese tenido que llamar a una de sus obras más conocidas "10 niños de color" en lugar de "10 negritos"
Pero si algo puede resultar más horrible, es la autocensura a la que se somete muchos autores a la hora de escribir, no lo digo ya por escribir "correctamente", sino a la hora de reprimir sus ansías creativas a favor de crear libros que agraden a una mayoría, aunque a si mismo en el fondo le pueda resultar el bodrio más grande...
¿Acaso te pensabas que se editaba todo lo que sale del alma del escritor? Ahora si te molestó este artículo puedes censurarlo, pero ya lo habrás leído. No te preocupes será tu gobierna sino le interesa quien lo elimine...