Páginas vistas en total

martes, 12 de noviembre de 2013

La literatura no da de comer...

Cuando pensamos cuanto daño han hecho las películas en general, y las de Disney en particular al amor, no pensamos que desde pequeño vamos creciendo con conceptos muy equivocados de la realidad. Aspiramos a ser estrellas de la música tras ver como mindundis se dan a conocer en talent show, a pasar de dar balonazos en la plaza de nuestros barrios, a asombrar al mundo en el Camp Nou, el Bernabeu. Vivimos en un mundo de mentiras, donde esta sucia sociedad te engaña, hasta tal punto como que si escribes una buena obra, puedes ganar el premio planeta, o si lo cuelgas de internet, por arte de magia, te conviertes en el más leído. Pues mi consejo a todo esto es uno.
¡Si pretendes dedicarte a escribir, dejalo, aún estas a tiempo!
No, la literatura no da de comer. Olvidate de ganar premio alguno de importancia, a no ser que te seas ex ministro, o periodista de influencia, o ya un autor consagrado, porque como comprenderás, nadie da euros a 99 centimos, ni editorial alguna da fuertes cantidades de dinero si ellos no van ingresar veinte veces más.
Por otra parte, si lo cuelgas a través de cualquiera de las plataformas existentes, olvidate de que en un par de días, se convierte en líder de ventas y sea el más descargado, no solo del género que escribe, sino de todo amazon, pues eso solo te sucederá si eres ya afortunado en tu vida diaria: eres de los que tienen trabajo fijo, encuentras aparcamiento un día festivo en un centro comercial, y además siempre tienes una primitiva de cuatro...Solo entonces triunfarás.
No os equivoquéis, la literatura no es un camino de rosas. No es afición para flojos, conlleva mucho trabajo, mucho sacrificios, muchas decepciones, además de morderse la lengua en repetidas ocasiones para acabar envenenándote.

En definitiva, si te quieres dedicar a esto, reduce todo a una cosa, dedicate a dar por culo constantemente, es la única forma de que alguien te haga caso porque ni publicar te asegura nada. Si lo buscas el éxito rápido vete olvidando de la literatura...