Páginas vistas en total

jueves, 8 de mayo de 2014

Los escritores suicidas

Hay quienes sueñan con ser famosos, otros con ser millonarios, otros con tener un trabajo ideal...y otros somos tan tontos que deseamos ser escritores...si así de simple, nos mueve la estupidez, de querer llevar una forma de vida, bohemia, porque si es una premisa fundamental, es que un escritor es un bohemio, poco interesado en el materialismo, y que se contenta con un trozo de papel donde escribir sobre sus delirios, o sus miserias, pero sin dar un palo al agua, solo y exclusivamente dedicado al noble arte de escribir, que para eso somos artistas, y si hay quienes pueden sobrevivir con la música, ¿por qué los escritores no podemos hacerlo con nuestros escritos?
Además el hecho de entrar en una libreria y que desde el dueño del establecimiento, hasta el último de los presentes, murmuren sobre tu presencia. No tardarán en acercarse en busca de un autógrafo. Alabaran tu arte, e incluso habrá quienes te invitarán a un café para intercambiar impresiones sobre tu último libro, siempre diciéndote cosas bonitas y agradables, ya para los malos están los críticos, esos resentidos que no entienden de nada, y que vuelcan tus frustraciones sobre ti ya que ellos no tienen los cojones o los ovarios para crear su propia novela, y mucho menos de que sea buena.
Eso si, el escritor actual no tiene miedo al destino. Es más, se enfrenta a él echándole narices, porque además de buen artista, es reivindicativo, y si tiene que ser crítico con el poder lo es, y si tiene que defender a las amebas amenazadas lo hace, porque el autor se moja el culo no como los mojigatos de los futbolista, salvo contadas excepciones.
También el escritor suicida no necesita de editorial, su arte se vende solo. Las descargas aumentan tanto como las propuesta de los sellos editoriales, a los que rechaza para seguir siendo el más indie, hipster y gafapasta, pero pese a todo todas sus historias son best-seller...
Todo esto es bonito hasta que suena el despertador para ir a trabajar, pero no precisamente a escribir, eso lo harás si te queda algo de tiempo libre, porque realmente el escritor suicida es aquel que a riesgo de su salud, se quita horas de sueños por crear y compartir, aunque luego nadie se lo reconozca.

PD: Es de bien nacido ser agradecido, y Antilopez le debo la inspiración con su canción "Cantautores Suicidas", que en definitiva es un símil de otros artistas...