Páginas vistas en total

martes, 16 de septiembre de 2014

Se me llena la pared de humedades...

Mi nombre es Laura, soy la nueva becaria del blog El Vendedor de Humos, a partir de ahora, y hasta que vosotros queráis, seré la encargada de hablar sobre hechos paranormales, ya que dicen que soy la más sobrenatural de todo el equipo, no se si lo dirán por mi impresionante cuerpo, según dice, porque yo me considero muy "normalita", apenas destaco como veréis en mi foto de perfil, o por querer meterse con mi inteligencia, aunque le he dado solución tiñiéndome de morena para que así no tengan argumentos...Aunque estoy seguro que me han cogido por mi enorme personalidad.
A lo que iba, soy una chica sensible, por eso creo que soy capaz de percibir cosas que otros no pueden. Mi puesto es ideal es esta sección y solo con vuestro apoyo lograré quedarme, para eso mi primer reportaje se titula: "Pinta más que esas paredes se te llenan de humedades", es fácil deducir que estoy hablando de las Caras de Bélmez, donde me enviaron porque según decían mis compañeros, era la que más cara tenía de todos, aunque er Caveza añadió que también la que más teta gastaba. Con todo y eso me plantó en aquel pueblo, situado justamente donde dios pegó las tres voces, siento no ser mas clara porque Geografía nunca la aprobé, y lo peor de todo, no cuenta ni con una tienda de moda para poder ir divina de la muerte, no sé aunque sea un Stradivarius o un Bershka...pero en fin, que no es ese el motivo que me llevaba allí. Así que con el móvil en la mano, y con unas pocas insinuaciones al alcalde logré entrar en la casa. ¿Y qué queréis que os diga? Después de tanta polémica con el reportaje de Iker Jimenez, y con la respuesta de sus detractores, yo lo que encuentro es una casa llena de humedades. Allí no había caras ni nada, solo mancha de humedades. No niego que alguna se puedan parecer un rostro, pero cuando meo en mi casa, si
desenfoco la vista también veo gatitos en las manchas que deja mi novio en el baño...Creo que tanto han dicho que se ve caras que te lo acabas creyendo igual que cuando a mi me dicen: "mira Laura un burro volando". Una que es muy inocente...Además que digo yo, que si realmente son espíritus quienes marcaron esas paredes, ya podrían haber pensado en enviar el espíritu de un artista que pintara mejor, porque mi sobrino pequeño hace mejores retratos que esos...
Total que tuve que salir por patas al decirle a los propietarios de la casa todo lo que pensaba, otra cosa no, pero sincera soy cantidad, y que existen unas pinturas buenísimas y muy baratas en los grandes almacenes. Tanto se enfadaron que no tuve ni tiempo de pasarme por la tienda de recuerdo de las Caras para llevarlo a la oficinas del blog para que tuvieran constancia de que fui hacer el reportaje...