Páginas vistas en total

domingo, 4 de enero de 2015

Han sido 33...

Desde la irrupción de los smartphones, o también conocidos como teléfonos inteligentes, claro está, que el tener uno de estos aparatos no conlleva ser inteligente, sino más bien lo contrario, a mayor uso, mayor nivel de estupidez, pero no es esa la reflexión al caso, pues como siempre terminó divagando por los cerros de Úbeda, los libros han pasado a un plano aún más secundario.
Pese a la irrupción de cacharros como las tablets, o los más especializados como los ebook, hemos renunciados a pasar un rato con una buena historia en favor de la mierdas de los chat de mensajería instantáneas que en la mayoría de los casos no se cuenta nada de relevancia.
 ¿Y a qué mierda viene esto ahora os pensaréis? Pues que me jode en exceso oír cientos de veces la frase de no tengo tiempo para leer, mientras los ves durante horas embobados delante de una mierda de pantalla cotilleando el wasap. Las redes sociales han abierto puertas para la literatura, pero también le ha hecho restar tiempo para sentarse y deleitarse con una buena lectura. Añoró ese tiempo en que ciudades como Madrid, la mayoría de la gente en el metro, o en el tren, hasta el más ceporros de los mortales, los veía con un libro entre las manos. Ahora pasan el viaje riendo estúpidamente mientras lee en la pantalla del móvil alguna gilipollez.
Pero bueno, allá cada cual, yo solo puedo decir, que con un uso comedido del móvil, y sobre todo aprovechando ratos de viaje en transportes, tiempo de espera en médicos, y otros momentos rebuscado en la cotidianidad, (tengo una vida como la tuya, con un trabajo y una obligaciones), he sido capaz de leerme treinta tres libros. Cierto es que no se acerca ni por asomo a los más de cincuenta de mi época de estudiante, pero para un español medio no está nada mal.
¿Podrías decir tu lo mismo? ¿Cuántos libros has sido capaz de leer?