Páginas vistas en total

martes, 27 de enero de 2015

Las novelas desescritas


A lo largo del año pueden editarse a lo largo y ancho del planeta millones de libros. De esos millones de libros un porcentaje importante son novelas, el género más consumido, aunque de esas millonadas, el número se reduce aún más cuando se trata de novelas editadas por una editorial clásica. Y si se trata de reducir aún más las cifras, aún son menos la de autores consagrados...
¿Qué hacía donde pretendo discurrir con esta cantidad de cifras de mierda? Pues que publicándose tantos libros al año somos tan tremendamente gilipollas de defraudarnos porque tal o cuál autor no ha publicado tampoco en esta ocasión. Pero antes de que cierres este  blog, analiza conmigo los motivos de estos sobre por qué no publicar en los tiempos habituales:
Para que os hagáis una idea, la mayoría de los autores consagrados tienden a publicar por cuestiones editoriales cada dos años, es el tiempo que se estima necesario tanto para que los escritores puedan realizar una buena obra como para que el público no se olvide de ellos y mantengan el interés comercial, que a fin de cuenta es el encargado del mercado. Dejemos de romanticismo, el noventa por ciento del mundo editorial se mueve por razones económicas, pues para eso son empresas en manos de grandes capitales...
El caso es que un grupúsculo de autores, son los menos pero existen, parecen divertirse saltándose las normas del juego: tardan más en publicar. ¡Si al menos fuese por perfecciona las obras! En la mayoría de los casos la estrategia sigue un patrón orquestado de la editorial, al ser autores muy reconocidos, es mejor postergar las obras para crear mayor expectación y sacar mayor tajada. Sus libros incluso pueden llegar a venderse muy por encima de la media de mercado. Tal vez otros autores de este grupúsculo no se decidan por simple altanería o cabezonería, o porque simplemente no le sale de los huevos. Ejemplos de estos autores que desescriben sus obras hay varios, pero es mejor delatarlos, aunque muchos sabéis sus nombres:
Carlos Ruiz Zafón; Desde el éxito de "La Sombra del Viento", anunció a bombo y platillo la creación de una tetralogía, para quienes el lenguaje se le atragante diré que son cuatro libros en base de una misma temática, en este caso, "El Cementerio de los Libros Olvidados". Y pasan ya más de tres años desde la publicación de su última obra. Personalmente no creo que le sea muy difícil escribir, pues escribe desde sus inicios la misma novela con la salvedad de cambiar de nombre a los personajes.
Patrick Rothfuss: Quizás sea porque en cuánto se le acabé la historia de Kothe no tiene nada más por escribir, pero este autor de fantasía, nos dio coba este pasado 2014, cuando para tranquilizar la espera, sacó ese minilibro sin sentido, que intenta vender como una historia para almas intuitivas...
George R.R. Martin: Quizás sea el rey, en esto de describir libros, ya que Canción de Hielo y Fuego, viene a parecerse a la Historia Interminable, ya que al paso que va, (aunque muchos sospechamos que ya tiene la saga acabada), se morirá antes de ver concluida su obra. El cabroncete de Martin ya escribía lento de antes de obtener reconocimiento debido a la serie, pero ahora sabe que esperar lo hará más valioso de cara a la posteridad.
En definitiva, deduzco que más que intenta publicar, lo más ideal es haceros esperar, porque os gusta la marcha tela...