Páginas vistas en total

lunes, 18 de mayo de 2015

Si ser escritor te falla...


Si a estas alturas de la película aún no has desistido, no solo de seguir leyendo este blog, sino de convertirte en un escritor cutre, sed bienvenidos nuevamente. Si es la primera incursión por estos lares, empieza leyendo las primeras lecciones de este curso para convertirte en un autentico escritor cutre, porque en este post trataremos sobre lo que debes hacer en caso de no poder triunfar en el mundillo de la literatura cutre.
Partiendo de la premisa, repetida hasta la saciedad de que la autentica motivación del escritor cutre, es realmente ser famoso, no precisamente dejando una obra para la posteridad, os daré unas alternativas en caso que tras llamar a todas las puertas de las editoriales con tu mojón,perdón con tu obra, tras darle la vara a propios y extraños a través de internet hasta llegar al spam, sigáis siendo tan desconocido como el cangrejo salvaje del río Guadalete, siempre podréis optar por:




  • Haceros youtubers: Con esta opción fácil de hacerte famoso, podrás desfasar todo lo que quieras, hacer el ganso, meteros con quien os de la gana, y encima de todo cobrando una pasta.
  • Convertiros en columnistas de un semanal de los domingos: Tienes clase, tienes estilo, simulas muy bien tener cultura, y además te gusta meter trallar a la clase política como si tu fueses el más entendid@ (esto vale tanto para autoras como autores). Eso si, consejo, no intentes parecerte a Perez Reverte, el no es de nuestro gremio de escritores cutres, y puedes salir muy mal parado (las comparaciones son odiosas)
  • Hazte músico: Fundamentalmente reggetonero, que es más sencillo, solo tienes que bajarte las bases trilladas de una canción de esas de chipún chipún, y decir barbaridades y aberraciones acerca de las mujeres. (opción no válida si eres mujer)
  • Conviértete en crítico literario: Para mi la opción estrella para todo autor frustrado. Podrás despellejar a otros como antaño hicieron contigo. Harás que tu opinión prevalezca sobre el resto. Y si además eres borde, siempre podrás tener un programa de la televisión donde se destaca tu egolatría, mientras luces unas gafas negras en una habitación oscura.
Estamos abiertos a alternativas que podréis comentar, ya que no queremos que ningún escritor cutre se quede sin trabajo, y sobre todo sea conocido.