Páginas vistas en total

miércoles, 6 de mayo de 2015

¡Vende tus miserias!


Quizás aún no me haya enterado de que nadie quiere leer el curso de escritores cutre, pero como no me doy por vencido porque siempre podré echarle las culpas a cualquier elemento externo de mi fracaso, hoy vengo hablaros de algo más importante que el talento, que la capacidad para escribir una buena historia, que incluso tener una buena editorial que te respalde, y ese asunto no es otro que la PROMOCIÓN, así con mayuscula, para que no se os olvide. Pero nada de promociones de booktrailers, ni notas de prensas, ni mierdas por el estilo. Si quieres triunfar, debes prostituirte por las redes sociales.
No, no me he equivocado al decir que debes prostituirte por las redes sociales. Hoy día el 90% de la vida la mayoría de la gente la realiza a través de la redes sociales. La curiosidad les puede, y lo primero que debes hacer no ya para promocionar tu obra, eso es lo de menos, sino promocionarte a ti mismo, él que importa eres tu, el autor, a la gente le importa más bien poco si tu obra es buena o mala, les interesa más saber acerca de tus miserias o de tus triunfos lo mismo da.
Lo primero que debes hacer es embarcarte como un franco tirador bizco a lanzar a diestro y siniestro peticiones de amistad por doquier, sean conocidos o no, que más, si a ti lo que te importa es que te conozcan. Olvídate de crear páginas de facebook para lograr me gustas. A la gente lo que realmente les vas hacer gracia es que aparentes ser su coleguita. A continuación cuelga millones de fotos tuyas haciendo la primera gilipollez que se te venga a la cabeza o lo primero que te salga del ovario izquierdo: desde limpiando tu casa (en el caso de que lo hagas alguna vez cochinillo) a cagando, pero siempre incrustando en la descripción de la imagen una frase tal que: El/La escritor/a teniendo fornicio con su novi@...por poner un ejemplo sencillo.
Luego, gracias al enlace existente entre facebook y twitter, que te hará menor el trabajo de publicar en las redes sociales, ya que un escritor cutre autentico es vago, cuenta tus miserias, desde el hecho de que nadie te lee, a que te duele la barriga del cocido que te has metido, como una reflexión que has hecho en el w.c. sobre los componentes del champú...y cuanto más trágico mejor que a la gente le gusta verte sufrir. Saber que no son los únicos que lo pasan mal. Tampoco te pases poniendo cosas chungas, si lo haces demasiado compensarlo con fotos vacilonas.
Comparte fotos de gatitos, de desgracias bajo el lema, de si no compartes esta imagen y te compras mi libro pasará lo reflejado en las fotos. Y para finalizar un último consejo: No publiques en google+ allí nunca hay nadie.
Y tras esto ya estáis listo para: ¡Prostituid vuestra dignidad por las redes insociales!