Páginas vistas en total

domingo, 14 de junio de 2015

Incubus y Sucubus (Demonalia)

Después del buen sabor de boca que me dejó Vampiralia, no dudé en ningún momento que me haría con un ejemplar de Demonalia, es más, lo tengo incluso firmado por su coordinador Enriquel Montiel. 
¿Pero qué es coño es Demonalia os preguntaréis algunos? Demonalia es una antología de relatos coordinada por Enriquel Montiel, que parece haberle cogido el gusto a ser coordinador y a añadir la palabra Lia al final de todos los títulos, cuyos beneficios van destinados íntegramente para la asociación AFIN, una asociación de familiares de personas con diversidad funcional. Y esto con el apoyo de la editorial Cazadores de Ratas que ha colaborado desinteresadamente en este proyecto.
 Pero que no os confundan sus buenas intenciones. Pues dentro de este libro, que por su nombre ya habréis deducido de que va de gambas...perdón de demonios, no encontraréis criaturas del infierno bienintencionadas, sino todo lo contrario mucha doble intención, mucha guasa, y mucho morbo. Tal vez algunos piensen que me he confundido al escribir esta última palabra, o que me levantado calentorro perdido, pero ni mucho menos. Los demonios de esta antología parecen estar más salidos que el pitorro de un botijo, y a muchos te los encontrarás en las más diversas circunstancias queriendo hacer sucumbir al género humano bajo sus encantos del Averno.
Personalmente, fuera a parte de que todos los textos gozan de una calidad importante, me gustaría destacar especialmente dos textos que por su forma de contarse me gustaron especialmente. Uno de ellos. El primero de ellos de Alex Puerta titulado "CrossRoads Blues". La descripción de cada tipo de de demonios, y sobre todo ese ambiente de música, esclavitud y deseos me cautivó. Una prosa muy cuidada hace el resto. Y en segundo lugar, mal que me pese (XD), el texto de mi supervillano Israel Alonso titulado "El mejor oculista del mundo". Con su prosa elegante logra introducir al lector en el contexto de la historia: tensión y claustrofobia. Mientras vas leyendo el texto, tu como lector te irás sintiendo justamente igual que el protagonista de este relato.
Como podéis ver hay mil razones para hacerte con un ejemplar, bien sea por aportar para una buena causa, por apoyar a estos autores, para poder criticarlos luego, o simplemente porque te da la gana, desde aquí recomiendo Demonalía.