Páginas vistas en total

sábado, 11 de febrero de 2017

¿Quien le toca ir por el hielo? (HISTORIA DESDE LA BARRA DE UN BAR)



Como todas las grandes aventuras, la conquista del polo sur comenzó como muchas otras: un grupo de amigos de borrachera y una frase tal como ¿no hay huevos de...? Corría el principio del siglo XX cuando varios amigos,  entre ellos se encontraban Robert F. Scott y Amudsen, disfrutaban un sábado por la noche de un botellón. Da la impresión de que ya iba un poco trompa cuando a mitad de la noche se quedaron sin hielo. Como a todos nos ha pasado alguna vez, si nos cuesta agacharnos para echarnos un cubito en el vaso y esperamos a que alguien lo coja primero para pedirlo, más aún ir a comprar una bolsa. 
Estaban dirimiendo cuanto quedaba del bote común para comprarlo, cuando uno de los amigos comentó que en el Polo Sur había hielo gratis. Todos guardaron silencio hasta que alguien dijo la famosa frase: ¿No hay cojones de ir al Polo Sur por hielo gratis? Se ve que Scott y Amudsen cayeron en la trampa y picaron. Es más llegaron a apostar quien llegaba antes. 
El resto de la historia, como cualquier historia de borrachos, interesa poco, solo decir que Amudsen llegó antes porque Scott estuvo un rato pensando que chaquetón le venía mejor.
¿Os preguntáis por qué nos hemos acordado de esto? Porque en el bar donde hablamos los cuñados estamos sin hielo y no hay forma de que alguien vaya a por él.