Páginas vistas en total

miércoles, 24 de julio de 2013

El Principe de la Soledad (reseña del libro de Adam J. Oderoll

Mientras que en otros blogs se dedican a realizar reseñas de los libros de las grandes editoriales, agasajándolos para seguir teniendo lectura de gratis (alguna vez tocaba decir esto), aquí apostamos decididamente por dar paso a los autores noveles, con o sin editorial, que en otros lados se niegan hablar.
 Es por ello que en esta ocasión venga hablaros de este libro, El Príncipe de la Soledad, de nuestro buen amigo Adam, quien lejos de esperar a que el destino, o cualquier editorial llame a su puerta, ha decidido de manera valiente y altruista, lanzarse a la aventura de autopublicarse para ofrecerlo de manera gratuita en descarga desde su blog: http://principedelasoledad.blogspot.mx/ .
Adam apuesta por una historia diferente, una historia arriesgada dentro del mundo de la literatura fantástica, alejada de la moda de copiar de forma burda a Juego de Tronos, pero que mejor manera de conocer su sinopsis que mediante el resumen que su autor hace del mismo:

Los habitantes de Berglora ignoran que en el centro de su ciudad está la entrada al Círculo, porque quienes habitan allí no tienen la menor intención de molestar a los inferiores y por ello nunca salen, pero un largo período de paz está llegando a su fin: la guerra se aproxima y un poder oscuro que todos creían extinto parece estar demasiado cerca. El peor de los problemas es que el agua que mantiene vivos a los aristócratas, la especie gobernante en el  Círculo, está por agotarse y cuando ocurra sólo quedará la sangre de los inferiores para sustituirla.
Baon, Gaen y Lile, todos inferiores, son introducidos por la fuerza al Círculo y encuentran el lugar al borde de la guerra. El personaje que más los cautiva es Albram, uno de los seis jueces, hombre demasiado joven para ostentar tal rango. Es arrogante y al parecer malvado, a pesar de su apariencia de ángel, pero también diferente a todos. Pronto se enteran de que su origen fue un caso extraordinario en el Círculo, y también de que ese joven y extraño Juez está muriendo.
En cuanto lo conoce, Baon tiene problemas con Albram, y al mismo tiempo se ve obligado a enfrentarse a aquéllos que por la fuerza lo llevaron al Círculo. A pesar de ser demasiado joven y un simple inferior, demuestra que no es una criatura débil, sino un guerrero capaz de medirse o incluso vencer con facilidad a los mejores soldados aristócratas.
Si después de esto no te animas a leerlo, puedes también conocer la opinión de otros blogger que ya han reseñado el libro:






¿Tras esto a que esperas a conocer al príncipe de la soledad?