Páginas vistas en total

jueves, 18 de julio de 2013

Los Usain Bolt de la literatura

Cuando un escritor decide crear un libro, si de algo precisa ante todo es de tiempo, tiempo para imaginar la historia, tiempo para articularla, tiempo para escribirla, para corregirla y pulirla. Es un trabajo de ingeniería que puede llevar desde meses a años, sin embargo existen excepciones notables, donde digamos la imaginación, o la velocidad endiablada de levantar una obra de la nada, lleva a autores a escribir en tiempos record haciendo de ellos unos escritores sumamente prolíficos. En ningún momento este artículo pretende valorar la calidad o el desmérito literario de los mismos, solo hablar de como estos ejemplares de los que hablaremos, fueron capaces de tener a sus espaldas bastantes obras:

Corín Tellado: Esta asturiana encandiló durante generaciones a bastante lectores, especialmente mujeres, con sus novelas y fotonovelas, que se vendían como churros. Es más, llegó a aparecer en el libro record de los Guiness de 1994 por esto mismo.

Stephen King: Este estadounidense, ha escrito decenas de obras que son reconocida por la mayor parte de la sociedad, no solo por su lectura, sino por sus adaptaciones cinematográficas entre se encuentra la importante "El Resplandor"

Cesar Vidal: A este autor no lo conozco la verdad muy bien, pero cada vez que voy a la librería veo un libro nuevo, y eso es con una frecuencia de dos meses, juzguen por si mismo.

Lope de Vega: Como no podía ser de otra forma, no podíamos dejar al maestro del teatro español, y es que El Fénix de los Ingenios se vanagloriaba de ser capaz de escribir una obra de teatro en muy
poco tiempo, siéndole adjudicada cientos...

Y ahora mi cuestión es ¿Qué importa más cantidad o calidad? ¿Una obra escrita de manera veloz carece de menor valía? juzguen por ustedes mismos y opinen.