Páginas vistas en total

martes, 15 de octubre de 2013

Cuando la realidad crea más inquietud que los libros

A partir de hablar por los codos, aunque la mayoría de las veces nadie me oiga, también pienso, que quizás eso os resulte más increíble aún a que me oigan, sobre cómo atraeros hacia mis obras, lograr que me me leáis, pero dándole vuelta a la cabeza, pienso que cómo quiero aproximaros a una obra como "Diario de una Inquietud", cuando no hace falta más que mirar un poco alrededor para ver que quizás resulté más inquietante aquello que sucede a nuestro alrededor, ver como a pesar de que los políticos, aparte de robarnos, no paran de repetir que estamos saliendo de la crisis, no dejamos de vernos cada vez más en la miseria, sin trabajo, sin esperanzas, explotados, y sobre todo sintiendo que no tenemos capacidad de decisión sobre nuestro futuro.
No es remover más la mierda de lo que ya está, porque ya se sabe, cuanto más remueva la mierda, más apesta, sino porque a diferencia de Víctor, protagonista de "Diario de una Inquietud", aún nosotros estamos a tiempo de decidir nuestro futuro, de luchar, de movernos, de echar la basura a la calle en forma de patada en el culo a los políticos y monarquía, aún podemos cambiar las cosas por nosotros mismos. Así que convirtamos este "Diario de una Inquietud" que se ha convertido nuestra realidad, en "Diario de una Esperanza", y dejemos ese diario maldito, solo como lo que debe ser, ficción, una ficción para distraerse de un mundo que será bello, y que además, resulta que es gratis, porque como alguien más del Pueblo, se que la cosa está mal. Si te animas, solo tienes que descargarlo sin coste alguno aquí: