Páginas vistas en total

lunes, 3 de marzo de 2014

Cuestión de suerte

A estas alturas de la película y con estas edades pienso que seguir creyendo en cuentos de hadas está bien para leer, para verlo en el cine, pero no para planteárselo como escritor. Habrá quien diga que este es un mensaje derrotista, justo lo que nadie quiere leer, lo que nadie busca en la red, o al menos eso siempre pone en las web sobre marketing que tanto he visitado buscando la forma de encontrar la manera de atraeros hasta aquí, y en su mayor defecto a mis libros. Pero pienso que todos esos consejos dan igual, son estupideces que tal vez le sirvió en un momento determinado a algún iluminado, y piensa que siempre funcionará.
Conectar con el público no es una cuestión de trabajo. No consiste en trabajar mucho, llevarte horas y horas frente al ordenador subiendo fotos publicitarias, dando el coñazo con las redes sociales, y haciendo todo aquello que está en la mano de alguien sin recursos para llamar la atención. En la actualidad se lleva uno más tiempo promocionando que realmente escribiendo nuevas historias, y todo para seguir en el anonimato.
Triunfar en la literatura, y sobre todo en ebook, es mera cuestión de suerte. No existe pócimas milagrosas, ni secretos infalibles, tan solo suerte. Me hace cada vez más gracia cuando te hablan en ciertos blogs sobre como triunfar con tu libro en amazon, por poner un ejemplo, hablando de otros autores que lo lograron a través de ciertos métodos. Otros tantos nos lo creímos y hemos invertido horas, en creer en fantasías, mucho más crueles que aquellas que escribo, todos soñamos con ser el próximo Rowling...
Por eso a partir de ahora, como todo es cuestión de suerte rezaré porque me roce con sus dedos caprichosos, aunque de paso le rezaré a san Judas Tadeo, (siempre oí que es el patrón de los imposibles), el mejor santo para estos casos. 
Mientras tanto diré que si no me léis es porque no sois los lectores que busco...si eres de los que tiene ganas es gratis (menuda promoción)