Páginas vistas en total

jueves, 2 de octubre de 2014

Cuando la luz es un bien preciado...(reseña del Brillo de las Luciérnagas de Paul Pen)

Los libros son como los designios de Dios tienen caminos insondables...un libro tiene muchas formas de llegar hasta el lector: bien porque la portada te gustó, porque leíste la reseña en un blog, o como es mi caso, porque alguien te lo prestó...Ese es mi caso con este libro de Paul Pen, (del que pronto os daré más información con la entrevista que amablemente nos ha concedido). Fui mi esposa quien me lo recomendó tras leérselo. Lo curioso del tema es que yo se lo había regalado, puesto que ella es una aficionada al género, pero no me había terminado de llamar la atención. Fue la recomendación la que me llevó a inmiscuirme dentro de la trama de la obra. Y sinceramente quedé encantado.
¿Qué podemos encontrar en este libro? Pues mucha intriga desde una lectura sencilla. En este caso, Paul ha sabido transmitir la narración de las vivencias de un niño en un sótano con un lenguaje fácil, sin artificios. Logra captar la esencia de la inquietud infantil de manera autentica, personalmente odio las historias donde los niños hablan como filósofos de ochenta años. Tampoco, en la parte de la novela no narrada por su protagonista, no se pierde en descripciones inútiles, ni en intricando pensamientos de los personajes, las conductas de los mismos se conoce mediante sus acciones y palabras. Además deja un gran margen de maniobra a los lectores, puesto que sus pinceladas de las
escenas ayudan a la imaginación, cada cual amolda la escena a su gusto e inventiva, y no te atan de pies y manos con exhaustas descripciones físicas ni de entornos.
Quizás el pero que encuentro a esta novela, siempre desde un punto de vista personal, es que el final de la misma se vuelve algo lento, y algo predecible, pero vuelvo a repetir que es una valoración personal. Para mi gusto tal vez le hubiese dado otra clase de giro, pero es cuestión de gusto.
Pese a todo, es una novela muy recomendable, y que ya ha interesado cinematográficamente, pero eso lo iré vistiendo conforme pasen los días...
¿Serías capaz de vivir solo con el brillo de las luciérnagas?