Páginas vistas en total

lunes, 12 de octubre de 2015

Mal despertar (HISTORIA DESDE LA BARRA DE UN BAR)


No solo de Literatura Today vive este blog, por eso no queremos dejar a un lado esa sección llamada "Historia desde la barra de un bar" que pretende resultar divertida y educativa a la par, por eso hoy os traemos hasta aquí la historia de Guzmán el Bueno:
"Más allá de fidelidades a su rey Sancho IV el monarca, más cuando vivía en un tiempo donde los nobles pugnaban por desplazar de la silla a aquel que le tocara un poco las narices, se puede decir que este tal Guzmán, conocido más tarde, como El Bueno (aunque suene a cachondeo), tenía un mal despertar de la reostia. Si algo llevaba mal este noble caballero era que lo despertarse a horas intempestivas. Se le podía robar, blasfemar, usurpar, e incluso violar que llamarlo antes de lo previsto, cada vez que esto ocurría, se le inyectaban los ojos en salmorejos y soltaba espadazos a diestro y siniestro dispuesto a filetear aquel que se había atrevido a cometer tal agravio.
Ocurrió que un buen día de 1294, año arriba año abajo, este buen hombre como de costumbre se echó la siesta tras comer, cuando de repente, una horda comandada por el hermano usurpador del rey aliado con muchos moros, decidió tocar los clarines al bueno de Guzmán
—Guzmán rinde Tarifa.—lo despertaron a este grito.
—Tus muertos traidor. ¡Déjame dormir!—contestó desde las almenas del castillo.
—O te rindes o mato a tu hijo.
Pero hizo caso omiso y se volvió a acostar. Pero el hermano del rey volvió a despertarlo al toque de clarines y LE amenazó hasta cinco veces más. Harto de que le tocasen los cojones con la fanfarria, Guzmán decidió lanzar el cuchillo para que matasen a su hijo y lo dejasen dormir de una vez. Lo malo fue que tras lanzar el cuchillo se dio cuenta de que eran las siete de la tarde, cabreado bajó y aniquiló a todos los enemigos.
Es por esta cuestión que debemos de respetar la siesta ajena.