Páginas vistas en total

lunes, 18 de septiembre de 2017

El anticarismástico (PATENTE DE ESKORZO)



Si de algo estoy seguro es sin duda que seguir creyendo en frases del tipo Paulo Cohelo del tipo: tu esfuerzo te ayudará  a tocar el cielo, o lo que en el mundo real se traduciría como un si curras como un cabrón lograrás el éxito, es una gilipollez como un castillo. No tienes más que mirar a tu alrededor para comprobarlo así de sencillo y cruel a la vez...¿no lo crees?
En el ámbito que me corresponde, el de la literatura, esta máxima se cumple en mi. No vengo a llorar a quejarme porque las editoriales son unas bastardas que no me quieren publicar, (ese sin duda sería un argumento estúpido y que no quiero que vaya conmigo), tampoco dejaré de reconocer que escribo como una autentica mierda, (de esto último estoy cada vez más seguro). Pero si la audiencia me huye, ya no hablo de tener éxito con una obra, ni nada por estilo, simplemente que os paréis a leer este blog unos cuantos, es mi falta de carisma. Sin duda sin carisma no vas a ningún lado. Habrá quienes me rebatan esta idea, aunque posiblemente jamás llegué a enterarme porque al carecer de atractivo como autor de blog nunca llegaréis a contestarme.
Os lo argumentaré con datos con los que me entenderéis mejor: si carezco de carisma no tengo absolutamente a nadie a quien pedirle que se lea el borrador de mi obra por lo cual nunca voy a tener la opinión de un lector para mejorar. A continuación si trato de promocionar por redes sociales esa obra, o ese post, que todo puede darse, si me falta carisma nadie leerá esa publicidad, esa misma obra sobre la que nadie ha opinado la publico, y si sigo careciendo de carisma, nadie se verá atraído porque soy invisible para los lectores. Incluso iría más lejos, mi falta de carisma creo que llega hasta a mis personajes que acaban siendo planos y faltos de atractivo para el público. Sin duda una pescadilla que muerda la cola.
En definitiva da igual cuanto te esfuerce, cuantas horas robes a tu familia y al descanso para poder o bien escribir una obra, o bien publicar artículos casi a diario en el blog, si careces de carisma no llegarás a nadie. ¿Y sabéis lo peor de todo? Aún así seguiré chocando contra el muro, ajustándome una y otra vez, porque cuando te ha picado este veneno llamado literatura es complicado curarse.
Y pese a todo seguimos en la yesca.