Páginas vistas en total

sábado, 7 de julio de 2018

Y comieron perdices... (PATENTE DE ESKORZO)

Podría hacer como he hecho en los últimos tiempos cuando encaraba esta sección, hablar sobre reflexiones serias que no interesaban a nadie. Tampoco voy a variar mucho ahora, sin embargo, hoy vengo a diseccionar algo tan fundamental para la humanidad como saber porque usamos una frase que el común de los mortales dice sin pararse a pensar en ella: "Fueron felices y comieron perdices".
Pensemos por un momento. Esta frase da por hecho que para ser feliz como pareja hay que comer. No basta con tener buenas experiencias, lo importante para estar bien es ingerir calorías. De acuerdo, aceptemos que para ser feliz en pareja es necesario comer, ¿Y qué pasa si eres vegano? ¿O si no te gusta las perdices? ¿Te jode y eres infeliz?
Dejando esos datos a un lado yo os explicaré cómo surgiría esa frase. El origen sin duda está en el propio animal. Sí, en la perdiz. La perdiz, el animal más gilipollas que ha creado la naturaleza. La criatura que se pasa por el forro la teoría de la evolución porque de llevarse a cabo hace años habría desaparecido. Y todo este desprecio hacia ellas tiene un argumento. Vas con el coche. Tu la ves a dos kilómetros al borde de la carretera. Ella te ve a ti también ir hacia donde ella está. Tiene tiempo suficiente como para cruzar de un lado a otro de la calzada hasta en diez ocasiones, pero no, la muy gilipollas pasa justo cuando no tienes margen de maniobra para frenar. Además, ¿Si dios le ha dado alas por qué narices no la usan para huir de la muerte volando? En resumen, es gilipollas.
Basándonos en esta argumentación la frase "fueron felices y comieron perdices" en resumidas cuentas viene a significar: Se enamoraron y se volvieron gilipollas. Por eso os quiero dar un consejo, cuando os enamoréis no comáis perdices no vaya a ser que crucéis justo cuando os puedo atropellar un coche.
¿Seguiremos en la yesca?