Páginas vistas en total

jueves, 14 de julio de 2011

Soy un zombie (Televisitis o el Apocalipsis Zpaña)


No piense que he desistido en mi búsqueda de un cerebro medianamente sano con que poder alimentarte, pero mientras he ido caminando en busca de al menos un aperitivo, mi buen amigo Benjamín, un hombre igual de escualido que yo me contó el verdadero motivo por el que los peatones han ido perdiendo su cabeza. No es cuestión de tomarselo a risa pero la humanidad, concretamente la autoproclamada como civilizada a venido a padecer un virus mucho más letal que el que padezco yo, y ese virus tiene un nombre concreto: Televisitis.
¿Y mucho os preguntaréis en que consisté la televisitis? Curiosamente no es un virus nuevo, casi desde mediado del siglo XX pero desde hace unos años ha empezado a coger más fuerza. No consiste en otra cosa más que, que los afectados se llenan la cabeza de aire, e incluso son capaces de volar durante los primeros sintomas de la enfermedad, a causa de una prolongada visión de la televisión. Se convierte en seres sin conciencia incapaces de controlar sus propias decisiones, ( y luego dirán de nosotros los zombies...)
Por lo visto este extraño virus se compone de una serie de elementos que a lo largo de los años han ido provocando mayor peligrosidad en la sintomátología de la enfermedad. Por realzar algunos estan la Politiquisis, que hacen olvidar las capacidades críticas y organizativas del individuo dejando sus decisiones en manos de zombies perversos ( porque entre nosotros también hay gente buena y mala) llamados Rakoy y Rukalcava, en apariencia muy diferentes, pero en el fondo exactamente iguales. En otros paises he oído hablar de Huko Chaves o Bosama
Otro de los compuestos de esta lacra de la televisitis lo forma la Corazonitosis, que provoca un interés demencial hacia las vidas ajenas especialmente hacia extraestrestre que nada tienen que ver con el resto de los ciudadanos. Como ejemplo esta Besen Estebanaz, un largato del planeta Sanblás, por el que se crea mayor interés.
Son decenas los compuestos, pero por último hablaré del Futbolmitosis. Este viene a ser otro de los más letales de los compuestos de este virús en el sexo masculino, aunque cada vez son más las afectadas del otro sexo. Provoca la irremediable necesidad de ver partidos de fútbol a cualquier hora y ver noticias relacionadas con el mismo sin importa si realmente son de interés para la práctica deportiva en si, como puede ser conocer el menú de alguna super estrella del mundo del balón, o conocer cuantos cantidad de dióxido de carbono lanza en forma de gases tal entrenador de lengua afilada y grosera...
No se si habrá esperanza para encontrar una vacuna, pues cada día afecta a más gente sin limitaciones ni de edad, raza, o genero, yo sin embargo procuraré buscarla, mientras siga viviendo en este Apocalipsis Zpaña.
No se si tendrá razón otra amiga mía de cara de ángel que dice que el remedio tan solo consiste en apagar la televisión. Si es cierto esto que dice, ¿serán ustedes capaces de apagar la televisión y comenzar a pensar por si mismo?
Si quieres ganar miles de millones no responda ahora, sino tras la publicidad...




PD:Aquí os dejo esta canción de Albertucho que inspiró este post. Es genial: El pais de los Televisores