Páginas vistas en total

lunes, 20 de abril de 2015

En busca de la inspiración...



¿Has tenido en alguna ocasión la osadía de querer convertirte en escritora o escritorzuelo? Te mola la idea de convertirte en un juntaletras de prestigio, ser un pedante prepotente pagado de ti mismo sin ser mal visto, opinar de todo sin que nadie te haya pedido tu opinión, apoltronar tu santo culo en una de las sillas de la Academia de la Lengua (por supuesto en una letra mayúscula) para desde ella dirimir los designios de la lengua de Cervantes, al que por cierto en tu puta vida has leído...Pero tienes un problema importante, ¡NO TIENES SOBRE QUE ESCRIBIR! Pues no tienes por qué preocuparte, porque desde el blog del Vendedor de Humos, este narrador fracasado, te ayudará a que tu obra, escrita con lenguaje de wassap, se convierta en todo un bestseller.
¿Te crees acaso que lo escritores tienen algo sobre lo que escribir siempre? Error. No siempre tienen ideas brillantes, la mayoría de las veces tan siquiera tienen. ¿Y qué hacer entonces? Pues si no tienes tema, pues lo copias. Eso si, el primer consejo, es darle una capa de barniz buena para que no te puedan acusar de plagio. Una vez que tengas esa primera novela de éxito, ya todo consiste en repetirse hasta la saciedad con lo mismo en el resto de tu vida literaria, mira sino a Ruiz Zafón ha escrito más de tres veces la misma novela, y nadie se ha percatado, es más, la vende a porrillos, aunque quizás ese sea un tema para tratarlo en otro artículo.
¿Y cuáles son los temas más recurrentes a la hora de escribir? Pues si optas por un público joven, apuesta por los zombies. Da igual cuantos millones de libros se hayan escrito, y además cuanto se parecen los unos a los otros, o incluso si es una copia burda de series como Walking Dead. Gustará. Es más, tampoco te será necesario esmerarte mucho en el lenguaje. Tan siquiera necesita saber sinónimos de una palabra. Podrás usar palabras como cercenar hasta el agotamiento. por poner un ejemplo.
Si optas por un público más adulto, pues al menos en España, habla acerca de la Guerra Civil. Siempre usando un personaje traumatizado, con un nombre que evidentemente no se corresponde con la época, y que por supuesto no entiende porque los Repúblicanos (que según parece fueron los únicos que se enfrentaron a Franco, porque hablar de los anarquistas no queda progre) perdieron la guerra.
Y si pretendes enganchar a un público femenino facilón, repite esa cantinela que cuando eras pequeño decías muy rebelde. "caca, culo, pedo, pis" y cambialo por "polla, culo, coño, follar" e igualmente te será útil. Igualmente tu corrección en el lenguaje te aparte del lector morboso.
¿Qué todo quieres que todos te lean? Pues mezcla todo lo anterior en una macedonia literaria. Quizás seas el próximo libro más vendido a nivel mundial...