Páginas vistas en total

domingo, 3 de enero de 2016

Los Últimos en enterarse (HISTORIA DESDE LA BARRA DE UN BAR)


Con el nuevo año, los parroquianos de este bar donde no sólo se habla de fútbol y de políticas, nos hemos a reunir para retomar nuestras charlas sobre nuestro tema estrella: la Historia. Historia escrita con mayúscula, sin cortapisas, ni tecnicismo, sino como la debe hablar el pueblo, es decir, con una cerveza bien fría en la mano y un plato de pincho al lado.
En esta ocasión os venimos hablar de nuestro hecho favorito: Los Últimos de Filipinas. Nos gusta porque estos hombres fueron como la gente de este bar, los jartibles, que ni aún cuando el camarero cierra la persiana del bar nos damos por aludidos. Corría el año 1898, cuando los americanos entre Cuba y Filipinas nos había dado a los españolitos tollinas de la buena a diestro y siniestro con la consiguiente bajada de calzones que eso suponía. Se ve que por aquel tiempo las conferencias telefónicas internacionales eran cara de narices, en twitter no había sido trending topic la #DerrotaEspañolaEnCubayFilipinas, y por ello un grupo perdido en una isla filipina, justo donde Dios se dejó la chancla, no se enteró de que la guerra se había acabado, así que se tiraron un año más luchando como si nada hubiese pasado.
Lo peor del tema es que cuando fueron varios emisarios, españoles para más inri, para que depusiesen las armas, los muchachos no quisieron darse por enterados y se mantuvieron atrincherados en una iglesia como político enganchando a su escaño. Solo cuando lograron una rendición digna decidieron deponer las armas y regresar. Por ello cuando mi esposa me dice que por qué soy de los últimos en volver del bar, le digo que simplemente emuló a los Últimos de Filipina...

PD: España perdió Filipinas y encima le endosaron a la Presley (presente en la foto con los soldados)