Páginas vistas en total

lunes, 29 de abril de 2013

Como ese escritor no me cae bien...


Son muchos los factores determinantes a la hora de la elección de un libro: la hipnosis, la portada, la publicidad que exista sobre el mismo en los medios, la opinión de un conocido que ya se lo ha leído...pero la que sin duda me parece más curiosa, al menos esto sucede en este país, es la manida frase es que no me compro este libro porque tal autor no me cae bien...
La mayoría de las veces que oigo esta frase sonrió al pensar que alguien juzga la calidad literaria por la personalidad, o mejor dicho la imagen pública de ciertos autores, aunque tampoco dejo de reconocer que hay algunos, y lo hablo por la experiencia de haberles perdido entrevistas, se comportar como auténticos rockstar, cuando muchas veces sus obras son de dudosa calidad, pero fuera aparte de eso aquí en España nos valemos de las primeras impresiones que en la mayorías de las ocasiones son desafortunadas. Pondré un ejemplo, sin intención de levantar ampollas ni en armas a nadie, he escuchado infinidad de gente decirme: "Pero como te puede gustar el reaccionario ese de Pérez Reverte, si se ve que es un prepotente..." A lo que siempre respondo lo mismo, las intenciones políticas del señor Reverte me las trae al pairo cuando leo, puedo estar de acuerdo o desacuerdo, pero yo lo leo porque me gusta  su manejo del lenguaje. Es entonces cuando se quedan sin argumentos lógicos, porque despotricar sabemos todo el mundo, para rebatir.
Pero pensemos por un momento si con los autores extranjeros sucediese lo mismo. ¿Cómo podríamos saber si tal o cual autor nos cae bien o mal? Según declaraciones del propio George R. R. Martin cada vez que sus fans le preguntan por cuando va terminar el siguiente libro de la saga Canción de Hielo y Fuego, él lo que hace es matar a uno de los personajes más queridos por sus lectores. Sin embargo, pese a este descarado ninguneo a los fans, la gente sigue comprando sus libros y adorándolos como si se les fuese la vida en ello, cuando en este caso habría más razones para obviarlo.
Desgraciadamente vivo en un país cainita que no comprende que
para que un autor no te guste, primero debes leerlo, no solo pensar en si te cae bien o mal. Y ahora mi pregunta es:
¿No leerás mi libro porque te he caído mal con este artículo? Criticarme todo lo que queráis pero que sea porque no os gustó "Las Puertas de las Rimas"