Páginas vistas en total

lunes, 1 de abril de 2013

Tendremos que leer en inglés...


Hace unos días anuncié por Facebook que explicaría los motivos por los que estoy leyendo el último libro aparecido de la saga "Canción de Hielo y Fuego" en inglés: "Danza de Dragones"· Habrá a quien no le importe lo más mínimo, a esos decirle hasta la próxima, pero a los que os quedáis veréis que todo tiene su sentido, no todo es fruto de la casuística.
Hace poco estuve en Alemania, y aunque no tenga ni la más pajolera idea de la lengua de Goethe, allí que me adentré en una librería, me pierden los libros, hasta que mis pasos se encaminaron a la sección de libros en inglés, quizás el idioma más cercano para mi más allá del español, y comprobé con satisfacción como el precio de las ediciones en inglés eran mucho más barato, por lo que no dudé en comprármelo, primeramente por mejorar mi uso del idioma de Shakespeare, y la segunda por una cuestión de rebeldía. Os pensaréis que rebeldía puede haber en comprar un libro, pues si la hay, porque me fastidia como la editorial que saca en España dicha saga, y que no es necesario mencionar su nombre porque todos la conocéis, el precio aumenta considerablemente. Se justifican hablando de mejor calidad en sus libros, y sinceramente el que yo tengo no tiene nada que envidiar a los suyos, es más, el mío siendo de bolsillo tiene las letras mucho  más grande. Pero se aprovechan del tirón mediático de la serie, abusando de los pobres fans que deben desembolsar un importante dinero.
Con este artículo pretendo dar un tirón de orejas a las grandes editoriales, porque con costes de producción bajísimo sacan beneficios enormes, la mayoría de ella imprimen en países asiáticos pese a lo que nos quieran hacer creer. Al apostar por las vacas sagradas de la literatura tienen ventas aseguradas, y además como tienen bastante margen económicos nos meten por la cara literalmente sus productos, porque al final todos caemos ante el gran cartel que ves nada más entrar en la librería. Te bombardean algunos incluso en televisión.  Sinceramente esa literatura no es cultura, es  puro negocio basado en el marketing. Mi consejo es que hagan más accesible los libros.
A la vez que doy el tirón a las grandes editoriales, ensalzó a las pequeñas, porque con pocos medios, con imprentas en territorio nacional, y con más entusiasmo que otra cosas, sacan autenticas joyas, ediciones muy logradas, que apuestan por la autentica cultura, por dar una posibilidad a los noveles. El problema es quizás para el gran público los precios sean tan altos como los otros, pero realmente hacen un mayor esfuerzo que los otros. Por eso os animo no ya solo a leerme, sino también a darle esa posibilidad a las pequeñas editoriales...porque sino habrá que leer en inglés...