Páginas vistas en total

lunes, 8 de abril de 2013

Soy un zombie (En el país de los Morbosos)

Muchos habrán pensado durante este tiempo que yo, su zombie favorito había muerto a manos de cualquiera de los personajes de Walking Dead, pero siento deciros que en este país no hay gente con los suficientes cojones como para matarme, más cuando estamos hablando de una tierra de morbosos. Si tal como lo oyen, aquí se dejan comer con tal de que lo dejen tranquilos observar las miserias de otros que como ellos no son nadie, olvidándose de quien es quien realmente los jode, así de claro.
¿Qué como me di cuenta de eso? Pues es bien sencillo, ya que la comida escasea, no hay suficientes cerebros proteicos por estos lares, me enganchado a la más absurda de las modas, una forma de olvidarme del hambre, a pasarme las veinticuatro horas del día viendo la televisión e internet. En un principio pensé que si veía a través de estos elementos tecnológicos algo inteligente, podría mantener la esperanza de poder tener una comida nutritiva, pero cual fue mi sorpresa, que nada más ver dos horas de televisión, lo único que vi fui que si tal o cal se había acostado con tal otro, que si el dinero del divorcio, o la demanda por difamación en los juzgados de plaza Castilla. Es más muchos de esos que se gritaban tenían más aspectos de zombies que yo mismo.
Luego en internet, quizás esta vez no fuese con personajes famosos, pero se aireaban las miserias de otros viendo sus caídas, o lo que es peor, grabando las intimidades de otros, en este último caso pienso que si tanto morbo tiene ver estas imágenes, debe de ser porque ellos tienen poco sexo en sus vidas, aparte de volcar sus frustraciones en otros en lugar de echarle narices a quien realmente debe.
A esto hay que añadirle un tal Guasap o algo por el estilo, que termina de idiotizar, haciendo parecer a los vivos tan zombie como yo...
...Así que si me tengo que distraer de alguna forma antes de que me sobrevenga mi muerte será leyendo un libro, quizás "Las Puertas de las Rimas". Incluso pienso que si cultivo mi mente puede que me la acabe comiendo de forma caníbal...