Páginas vistas en total

jueves, 5 de febrero de 2015

Mi agente literario


Quizás haya sido por mi racanería, quizás por mi desconocimiento en el tema, pero hasta ahora no me había atrevido a contratar a un agente literario. Siempre los tomé como otros sangradores de la literatura, pero la cosa ha cambiado cuando conocí al mío. Sin duda lo contraté a la primera. Sergei era el agente literario ideal para mi.
Sergei no tiene ni puta idea de literatura, tan siquiera sabe hablar correctamente el español, pero ni falta que le hace. Sergei asegura resultados cien por cien. No hay autor que caiga en sus manos que no haya sido publicado. Eso si, en honor a la verdad, el nivel de la editorial será la que tu seas capaz de retribuirle. No me está saliendo barato, pero merece la pena. Además, me lo puedo permitir con los beneficios que me están dando con "Las Puertas de las Rimas"...
También podrás negociar con él hasta la tirada. Sergei logra todo aquello que se propone. ¿No me creen? Pues es sencillo de entender en cuanto les explique su forma de trabajar:
El entra en la editorial en cuestión, y tan siquiera se preocupa en concentar una cita con el editor jefe. Le basta con llegar y entrar. Si hay alguna secretaria impertinente que le impida el paso con la excusa de que su jefe está reunido, la convence con un sutil empujón. Luego cuando está frente a la editora y editor en cuestión, le lanza tu obra diciendo que o publica la obra (con el número de tirada que tu deseas, claro está), o tendrá que asumir el riesgo...se de editores con los dedos rotos para firmar los contratos...
La única pega que le veo a este método, fuera aparte de ser un poco violento, aunque te aseguré la publicación, es que realmente mi meta no es publicar en si, sino ser leído, y tras conocer los precios de mi agente literario, creo que me puede salir un pelín caro que vaya partiendo piernas entre todos los posibles lectores/as que tenga la capacidad de leer...
¡Te ha parecido violento este artículo! Más violento me parece que se nos prive de la cultura con subidas de IVA, donde se castiga el saber en favor de un aborregamiento general. Además os basta con los violentos del fútbol para tener vuestro cupo cubierto...