Páginas vistas en total

miércoles, 13 de febrero de 2013

San Comercialín

Este año pienso ser claro, la seudofestividad de San Valentín apesta, destila un olor a podrido por no decir a mierda que echa para atrás, y es que si a estas alturas de la pelicula no te has enterado que el mayor interesado en crear el día del Amor, es el Comercio (¡Vaya como en Navidad!), no negaremos que otros grupos también alienta la celebración, y es que los restaurantes quieren dar cenas románticas, con tal de coger algo de dinero, los hoteles quieren llenar sus habitaciones aunque sea a costa de tener toda la noche el recinto repleto de sonidos de muelles abatidos y gémidos placenteros, por no olvidar a los fabricantes de preservativos, porque mucho amor, pero que no venga nada producto de él. Incluso muchas veces somos los escritores quienes en busca de vender algún libro de más, alentamos esta falsa (tranquilo que en este post no os intentaré vender nada...)
Seamos sinceros, san Valentín es una farsa, la leyenda de ese cura que casaba a jovenes en secreto no es más que la hipocresia de esta sociedad. Muchas parejas no se acuerdan la una de la otra ni cuando van al baño, pero oh, magia, ese día son los que más se quieren del mundo. Dejemos de fingir, cuando sea ama a alguien no es necesario esperar a un día para regalar, ni para hacer una carantoña, y mucho menos para decir te amo...
Eso lo sabe muy bien mi angel, el amor que ilumina cada día mi existencia. Yo procuro de darle cariño siempre,  la beso con pasión un día si, y el otro también, no necesito esperar un día para recordarle cuanto le amo, y si me apetece un cuatro de marzo hacerle un regalo, se lo hago y punto, lo mismo que le sucede a ella, pues el sentimiento es mutuo. Además ni la distancia, ni el tiempo puede romper un vinculo tan fuerte.
Tacharme de ñoño, de mantecoso, pero recordar que si amas a alguien, lo debes amar todos los días del año, y cualquier día es bueno para celebrar san Valentín...por eso yo diré como siempre digo: ¡Te amo Mirian!