Páginas vistas en total

viernes, 3 de enero de 2014

Las buenas intenciones

Comienza un año más, uno nuevo que a priori siempre pretendemos que sea bien diferente al resto de  los anteriores de nuestras existencias, y es que en lugar de contemplarlo como una prolongación, lo vemos como algo nuevo y revolucionario...así somos de ingenuos los seres humanos. 
Pero valoraciones aparte, este  año que siempre comienza nace con la vocación de enmendar viejos errores o de mejorar ciertos aspectos de nuestras vidas, sino me creen solo tienen que observarse a si mismo minutos antes de las campanadas con propósitos de enmienda. Como lo que hoy día se llamarían trendin topic de las buenas intenciones, estar el dejar de fumar, perder peso, y apuntarse a inglés...pero vaya, esa noche no vas a dejar de echarte un cigarrito que para es fiesta y hay que celebrarlo. A la mañana siguiente cuando aún resacoso te levantas, lo primero que haces es, (fuera aparte de mirarte esa cara de borrachuzo), es zamparte un par de turrones que sobraron de la cena de anoche. Te justificas diciendo que ya empezarás con la dieta tras los reyes magos, y que fuera aparte al día siguiente te ibas apuntar al gimnasio al que no faltarás ningún día. Pero vaya por Dios, al día siguiente tienes aún regalos que
comprar, fuera aparte de ir a apuntarte a la academia de inglés. Pasan los días, y tras soltar una pasta gansa para sacarte el título de B1, te das cuenta que no vas a tener tiempo con el trabajo y el gimnasio, así que desistes de ir a estudiar, justificándote ante tus conocidos, con un no tengo ya edad para aprender, pero si al menos para estar sexy para tu pareja, por lo que vas dos días al gimnasio a sudar la gota gorda y tras darte cuenta que estás lleno de agujetas e igual de gordo, desiste, porque casualmente el tercer día que te tocaba bodypum o como narices se llamen esas clases de vigoréxicos, coincide con partido de Champions de tu equipo, y hombre otra cosa no, pero a los colores se le son fieles durante todo el año...

Y con esta chorrada os digo que no os agobiéis, que os pongáis metas sencillas y factibles de alcanzar. Para mí, mi objetivo  es lograr escribir una nueva novela, además de pulir un borrador ya acabado, además de otro tarea sencilla, pero a la vez compleja: Que me leáis. Es un objetivo que podemos hacer conjunto, yo os escribo y vosotros leéis más que bien falta siempre hace. Hay tres formas sencillas de hacerlo:
  1. Leyendo este blog.
  2. Descargando gratis "Iberia Sumergida" (http://www.bubok.es/libros/229998/Iberia-Sumergida?utm_source=hootsuite&utm_campaign=hootsuite)
  3. Comprando "Las Puertas de las Rimas" (http://algoneditores.es/libros/las-puertas-de-las-rimas)
Leyendo los dos segundos al menos este 2014 podrás decir que has cumplido un objetivo leyendo un libro completo que hacía tiempo no hacías. ¿Te animas?