Páginas vistas en total

viernes, 15 de julio de 2016

Poesía incendiaria (LITERATURA TODAY)


LA POESÍA QUE NOS QUEMA

UN POETA NORUEGO SUFRE QUEMADURAS
DE TERCER GRADO TRAS RECITAR UN POEMA

La vida está llena de sinsabores y sinsentidos, aunque ninguno tan grande como el del poeta noruego Svensón Tontopor Elfüego. Acostumbrado al frío de las latitudes de su país natal se aficionó pronto por el fuego, puesto que el fuego era sinónimo de bienestar. Llegó a ser tanta su obsesión por el fuego que tras años de maduración y trabajo logró hacer una antología completa alabando al fuego. 
Pero la cosa no hubiese sido noticia de quedar así, pues Svenson aspiró a lo más alto en su oda hacia el fuego que decidió hacer la presentación de su poemario en pleno centro de Sevilla, un jueves a las cuatro de la tarde mientras el reloj de la Plaza Nueva marcaba cuarenta y nueve grados y medio a la sombra de un naranjo. Como muchos supondréis, nada más comenzar a recitar el primer poema sobre el fuego, la temperatura ambiente paso de los fresquitos cuarenta y nueve grados a los ciento veinte grados por lo que el autor comenzó arder como una antorcha humana lo que tomaron los pocos valientes que estaban por la calle que era alguna procesión. La cosa podía haber ido a más de no ser porque lo llevaron corriendo hasta la fuente de Puerta de Jerez y allí lo lanzaron.

Seguiremos informando mientras no nos censuren,
o seamos nosotros quienes ardan por el calor.