Páginas vistas en total

sábado, 4 de junio de 2016

Las falsas creencias (Patente de Eskorzo)



Si yo ahora de repente dijese que mi religión es la de la Estrella de Mar Biónica del Amanecer de la Tierra Media, la mayor parte de lo que andáis leyendo esto, además de sonreír con ternura por un pobre crédulo, creeríais que mi fe es falsa, al menos hasta el día del último amanecer cuando viésemos llegar a la tierra una legión de elfos, hobbit, y orcos encabezados por una estrella de mar biónica para conquistarnos y someternos a su yugo. En ese momento sería yo quien se burlaría de vosotros por no creerme...
Muchos os habréis preguntado a qué narices viene esta terrible estupidez, (yo también en cierto modo también me lo planteo), pues tiene una fácil explicación. En muchas ocasiones nos dejamos llevar por falsas creencias que nos hacen tomar decisiones erróneas en la vida. No siempre lo que creemos es lo correcto, o no al menos tiene que coincidir con la opinión de la mayoría. Os pondré un par de ejemplo. 
En ocasiones tras escribir un artículo de LITERATURA TODAY tengo la sensación de que ese trabajo será de los que más guste. Ya sea porque me pueda parecer curioso o divertido, creo que puede funcionar, sin embargo, las evidencias me hacen ver que lo que yo creía gracioso o interesante, no le importa un comino a otros, como al igual sucede en caso contrario. Un artículo en él que no tengo mucha fe acaba siendo un éxito.
Otro ejemplo que viene a la saga lo puedo poner con mi libro #SERIOpata, pese a las buenas críticas de los lectores beta, pese a sentir mientras lo escribía que podría resultar divertido, las descargas, pese a no ser malas del todo, no coinciden con lo que creía.

Historias mías apartes, lo que pretendo contar con esto, es que pese a que en ocasiones creamos firmemente en algo, no necesario debe resultar siendo tal como creemos. No tenéis más que fijaros a vuestro alrededor para comprobar lo que digo. Pese a creer que esta sociedad puede cambiar, se sigue votando a la opción que más oprime al pueblo, se sigue viendo programas basuras, y se sigue valorando la estupidez por encima de la cultura.
 Como bien me dijo alguien una vez, no creáis, en la duda está la fe...

Seguimos en la yesca.