Páginas vistas en total

martes, 20 de agosto de 2013

Distopía

En los últimos tiempos venimos siendo testigos del renacer, quizás podamos llamarlo así, de las novelas distópicas, especialmente en las novelas juveniles, unas novelas que hace algún tiempo causaban escozor a los jóvenes ya que se relacionaban con lecturas obligadas en clases de filosofía, pero que hoy día cuenta con un auge impresionante a raíz de "Los Juegos del Hambre". A raíz de la anteriormente mencionada han nacido novelas de corte similar que hacen las delicias de un público totalmente entregado y que no se limitan al juvenil, como siempre he dicho la buena literatura no entiende de edades, títulos como la saga "Divergente" y "Los Olvidados", se sitúan en la lista de lo más vendidos.
¿Pero que realmente significa narrativa distópica? Pues al contrario de lo que sucede con la narración utópica, donde el futuro del hombre se imagina ideal y en perfecto equilibrio, en los libros distópicos la raza humana ha acabado rechazando cualquier posibilidad de crear un mundo justo. No hay que confundir una novela distópica como una apocalíptica o post-apocalíptica, porque pese a que algunas veces de la mano, resultan ser cosas diferentes.
Un cambio importante que ha sufrido estas novelas a lo largo de su transcurso en la historia, es que si sus personajes principales antaño veían como era imposible luchar contra el sistema impuesto, como sucedía en clásicos conocidos por todos como "1984" o "Un Mundo Feliz", en estas sus protagonista luchan por alzarse en rebeldía contra el Sistema. Mi opinión personal creo que la clave del éxito de las mismas es la necesidad de mucho de soñar al menos que eso pasa en su realidad cotidiana, que al menos algunos se rebelan contra el poder establecidos...y aquí en España nos suena mucho, así como en otros puntos del mundo...
Pero no solo son antecedentes de las actuales novelas distópicas, los clásicos de Orwell y Huxley, que nos hacían leer en el instituto, para mi con mucho gusto, sino que son más los libros que han marcado un recorrido en el tiempo donde podemos mencionar "El Señor de las Moscas" "La Naranja Mecánica", o por muy extraño que le parezcan algunos "La Metamorfosis" de Kafka podemos tomarla como comienzo.

Pero lo mejor es que dejes de leer tanto y comiences a ser tu quien cambie esta actualidad tan distópica que vivimos antes de que sea demasiado tarde...