Páginas vistas en total

jueves, 15 de agosto de 2013

La salsa de las novelas

Aunque en muchas ocasiones colocar un apellido tal como el de aventura a una novela ha podido ser considerado como un hándicap para que el libro se halla catalogado como juvenil, y por lo tanto muchos lectores en edad adulta se haya retrotraído a tan siquiera echarle un ojo a tal o cual libro, ni que decir tiene que el género de aventuras, es el condimento más indispensable para la inmensa mayoría de las novelas, porque aún no siendo un género por si mismo, normalmente viene a complementar a otros géneros como el histórico, de actualidad, fantástico, porque salvo contadas excepciones, a casi nadie le suele gustar leer una novela donde el personaje se pasaba cuatrocientas ochocientas noventa y siete páginas reflexionando delante de una botella sobre el sentido más profundo de la vida sin que tan siquiera mueva un dedo.
Pero debemos también de aclarar una cosa, el simple hecho de que haya acción y movimiento en la novela, no hace referencia a que tenga que ser de aventuras. Os explicaré mejor con este sencillo ejemplo, para que una novela histórica sea considerada de aventuras, debe primar más los hechos que le suceden al protagonista o protagonistas, que el periodo histórico en si. Así también decir que la novela fantástica también tiende a confundirse con aventuras, pero al igual que sucedía con la histórica, siempre debe primar la aventura del personaje principal que la ambientación. De tal manera debe suceder en el resto de géneros...
A lo largo de la historia han existido grandes maestros de la novela de aventura, siendo casi considerado como el padre de la misma a Dafoe, creador de Robinson Crusoe, que si no la hemos leído, al menos nos sonará. También cabe destacar a Victor Hugo, Walter Scott, o más actuales como Perez Reverte, o Manel Loureiro, que pese a que su novela este ambientada en el género zombie, Apocalipsis Z, entraría dentro de los cánones de novela de aventura
Como veis la novela de aventura es la pimienta de la narrativa que hace que realce el sabor, por eso, desde la humildad, yo como escritor, me siento heredero de títulos como "La Isla del Tesoro" o "Los viajes de Gulliver", por mencionar algunas, y creo que queda demostrado en mi novela "Las Puertas de las Rimas", que os invitó a saborear...
...Aunque recordar la mayor novela de aventuras que podréis vivir es la de vuestra propia existencia...