Páginas vistas en total

viernes, 16 de agosto de 2013

Poesía hecha novela

Desde hace algún tiempo venía rondando por mi cabeza la idea de homenajear a toda esa buena gente de Latinoamérica que siguen el blog y muestran su apoyo de manera incondicional desde casi los albores del mismo, y creo que no hay mejor manera de hacerlo que hablando del género estrella, por el que al menos aquí todos relacionamos la buena literatura hecha en esos países hermanos con el Realismo Mágico. Con esto no quiero decir que no se haga buena literatura de otros géneros, no se vaya a molestar nadie...
Lo primero que haré es hablar, siempre suelo tener mi momento pedante, sobre la acuñación del término, Realismo Mágico. Al parecer surgió ajeno
al mundo de la literatura, sino que fue a raíz de un cuadro, cuando un crítico alemán, lo nombró como tal al ver mezclado de manera natural elementos reales con fantástico. En el mundo de la literatura comienza en Latinoamérica en los años 30, pero no será hasta los años 60 y 70 cuando se de el boom por el que es conocido a nivel mundial.
Esta es una literatura que se caracteriza por contar una historia real pero salpicada de elementos mágicos sin que por lo mismo resulte anormal, sino que se da con naturalidad, y tan siquiera se da una explicación de porque sucede, además, aunque creo que esto es más una opinión personal, que algo objetivo, son novelas cargadas de un alto nivel de lirismo, con un lenguaje sumamente cuidado, donde todo acaba sonando a poesía.
Entre los autores más destacados hallamos al siempre inconmensurable García Marquez con sus "Cien Años de Soledad", Isabel Allende con su "Casa de los Espíritus", y quizás para mi, la mejor novela del realismo mágico, "Como agua para Chocolate" de Laura Esquivel.
¿Aún seguís sin creer en la magia de las palabras?