Páginas vistas en total

domingo, 2 de septiembre de 2012

Los Escritores no son amigos...

Hay escritores que sufren de vértigo de ego lo que durante toda la historia de la literatura hayan existido trifulcas entre los mismos, y es que antes tal vez no estaba tan mal visto eso de llevarse mal, no como ahora donde abunda el "buenrollismo", que muchas veces solapa recelos y envidias bajo una capa de hipocresia lastimosa. Muchas de estas peleas literarias, han sido incluso fructifera en el mundo de las letras como resultó la eterna trifulca entre el poeta del conceptualismo, Gongora, con Quevedo. Según reza la leyenda popular el poeta cordobés no soportaba que un poeta más joven le hiciese sombra. Gracias a este pique ha llegado poemas donde se ponían a caldo, atacando algo inconcebible como ahora como es el físico, dejandonos frases tan celebres como: "Era un hombre a una nariz pegado..."
Y no solo en la poesía ha existido trifulcas, trifulcas que han saltado más allá de las letras, como sucedió con Manuel Bueno, y el autor de Luces de Bohemia, Ramón del Valle-Inclán, donde la sangre llegó al río de manera literal, ya que durante una de estas discusiones este último recibió una puñalada en el brazo que acabó infectandose con la terrible consecuencia de tener que ser amputado el miembro.
Otros que también acabaron discrepando, no con tan terribles consecuencias, fueron C.S. Lewis, autor de las Crónicas de Narnia, y el autor del Señor de los Anillos, J RR Tolkien. Aunque es conocida su inicial amistad, los motivos religiosos acabó separándolos ya que el primero era evangélico anglicano, y el segundo católico. Dos autores de fantasía separados por credos.
Y existen muchos más ejemplos, pero creo que con estos os podéis hacer una idea de que no todo fue como ahora, sino que hubo dispustas, y no solo literarias, entre grandes genios de las letras. Yo de momento no tengo ningún autor que sea mi nemesis...una lástima, porque eso podría significar que mi obra sea para bien o mal, ha sido leida por alguien...
Aún así seguimos en la yesca...