Páginas vistas en total

sábado, 8 de septiembre de 2012

No siempre comieron perdices...

Los niños de hoy en día no están acostumbrado a oír cuentos, ya sea por falta de tiempo de los padres, o por desinterés de los pocos infantes. Sin embargo pienso que si aún existe padres que siguen contando cuentos clásicos, deberían de ir produciendo un cambios en los mismos, porque la realidad actual no se puede edulcorar como antaño, por eso propongo los siguientes cambios:
  • Aladin jamás pudo salir en alfombra junto a Jazmín a descubrir el mundo, las leyes de extranjería se lo impedirían.
  • La Cenicienta sufrió precariedad laboral trabajando limpiando casas por tres euros la hora, mientras que su principe jamás la buscó para ponerle el zapato porque seguro que estaba viendo el partido de Champion de la semana.
  • Blancanieves jamás hubiese llegado a comer la manzana, ya que el jamás hubiese tenido dinero para pagar la fruta debido al precio excesivo al que se encuentra.
  • La Bella Durmiente, seguiría en estado vegetal, pero no en un hospital, sino en su casa, ya que los recortes hicieron que le privaran de la sanidad pública.
  • La Sirenita hubiese sido puesta en algún chiringuito de Marbella como espeto de sardina.
  • La Bella tendría que haber ido a ver a la Bestia al circo ya que el único trabajo que le daban.
  • Caperucita no llevaría la merienda a su abuela, seguro que le llevaría drogas para traficar, ya que la pensión recortada apenas le daba para subsistir.
  • Bambi hubiese muerto hace tiempo debido a que algún señorito le habría dado caza en un coto.
Y así otros tantos cuentos que cómo siga así las cosas deberemos volver a modificar...por cierto el monstruo de Juan y las semillas mágicas, se convirtió en político y ahora nos jode ¿sabéis quien puede ser?