Páginas vistas en total

lunes, 9 de enero de 2012

Orgulloso de ser friki

Tal como lo están oyendo, llegó la  hora de no esconderse y de mostrarnos tal como somos. Se acabó el querer pasar por un ciudadano  normal y corriente. Y es que si eres friki debes gritarlo a los cuatro vientos, sin miedo, sin tapujos, sin oscuridades. Se pasó el tiempo en el que era casi un pecado capital reconocerlo, y señoras y señores aunque nadie lo crea, los frikis dominarán el mundo.
Originariamente el término freak, proveniente del anglosajón, significaba monstruo, por lo que no se tardó en relacionar el término con personajes esperpénticos y ridículos como han ido inunando la televisión a lo largo de mucho tiempo, pero realmente entendido como cultura friki, es un término más amplio, ya que se conoce como frikis a aquellas personas muy interesados por un tema, que por normal general, no interesa a una mayoría, lo que conlleva en muchas ocasiones un prejuicio hacia estos y una mofa continua. Pues en respuesta a esto les quiero decir una cosa, quienes somos frikis, no somos un cliche que tiene todo el mundo de niños mimados encerrados en su cuarto, sin relaciones sociales, y que normalmente tienen poco aprecio a la higiene personal. Haberlos los hay, pero son una minoría, pues quienes jugamos al rol, leemos literatura fantástica, vemos cine de autor, por poner ejemplos, son personas como el resto, incluso diría que mejores.
Me explicaré:
A quienes se burla de nuestro disfrute de una estrategia en un juego de mesa, no se dan cuenta que utilizamos  más el cerebro que ellos, porque hechos como jugar, leer, ver series, te hacen pensar, y tener un pensamiento crítico con tu alrededor, no solo con esos gustos, sino con la infecunda realidad social, política y económica. Nos cuesta menos entenderlo porque pensamos, y no nos conformamos con dejarnos invadir la mente con polémica sobre si Mourihno se tiró un par de pedos en la rueda de prensa, el coste de la clausula de rescisión de tal jugador, o si la famoseta de turno se ha tirado a más tíos en un día que la prostituta de un bar de carreteras. Además  no nos conformamos con diversión enlatada que nos sirven para atontarnos, sino que nos gusta crearla por nosotros mismos.
Cuando en un futuro la gente se vuelva hacia ti porque andabas hablando de Star Wars, o estabas leyendo Juego de Tronos, se tu quien se ríe de él, porque tu eres especial, no un borrego, y sobre todo:

SIENTETE ORGULLOSO DE SER FRIKI