Páginas vistas en total

sábado, 13 de octubre de 2012

Libros incomodos

Lo mismo que para algunas personas los libros resulta ser tan importante como la comida, pues como dijo aquel, "la Cultura es el alimento del alma", para otros la literatura no es más que una verdad incomoda, un motivo para prohibirlos, un pensamiento incomodo, o lo que es lo mismo, los libros hacen pensar, y hay quienes les interesa eso.
En un tiempo donde el recorte de libertades es cada día más flagrante, no está de mal recordar que a lo largo de la historia, han existido libros prohibidos, censurados, recortados y prohibidos porque resultaban incomodo a quien controlaba el poder momentaneamente, aunque existen casos tan curiosos como los de Cela que siendo un censurador del regimen franquista, tuvo que saltarselo editando su obra "La Colmena" fuera de España, con la hipocresia, a mi manera de entender de actuar este señor, escribir lo que el le daba la gana, y censurar a otros. Pero ya se saben donde las dan, las acaban recibiendo, aunque a este le dieran el Nobel...pero eso es otra historia.
A continuación varios ejemplos de libros, o autores que fueron censurados, prohibidos y perseguidos. Recordar que vosotros podéis aportar más en los comentarios para así nutrir nuestro intelecto:
  •  Kafka: El autor checo, o al menos sus escritos, resultaron un dolor de cabeza para el régimen nazi, y es que la obra de este genio universal, críticaba el poder, y cuestionaba muchas cosas de la sociedad, nada apto para un regimen totalitario.
  • El Lazarillo de Tormes: Una piedra en el zapato hubiese resultado menos incomoda a la iglesia católica que este libro donde de manera burlona acaba por reirse del clero, y bulas papales, y en cristo si hubiese existido una segunda parte...
  • Madame Bovary: La Francia del siglo XIX vio con malos ojos que en esta obra universal a posteriori no cumpliese las normas conductuales de la época, ni las buenas costumbre, incluso llegó a ser sometido Flaubert a juicio, todo un ataque a la libertad...
  • Lolita: Y es que el amor de un hombre maduro por uan jovencita, no fue visto desde un principio por una sociedad donde no concebía que lo que está en los libros no tiene porque ser una representación de la realidad. Demasiado valor tuvo Nabokov al escribirla.